Islandia, de sorpresa a realidad

6/1/2018 | 06:30 |

Por
Néstor Ávila.

   Revelación de la Eurocopa 2016, en la que quedó eliminada en los cuartos de final a manos del local Francia, y debutante absoluta en citas mundialistas, la selección de Islandia será la primera prueba que tendrá Argentina en Rusia 2018.

   El partido se jugará el sábado 16 de junio venidero, desde las 10 en el Otkrytie Arena de Moscú, y corresponderá a la jornada inaugural del Grupo D que también integran Croacia y Nigeria. 

   Con su inédita participación, Islandia seguirá construyendo su propia historia. Será el país menos poblado del planeta en disputar un Mundial con 331.000 habitantes, superando en ese aspecto a Trinidad y Tobago. 

   El hecho, que marcará otro hito para su fútbol, tiene mucho mérito. Después de la sorpresa que generó en el certamen continental, llegó a la competición ecuménica por la puerta grande marginando en su recorrido a Turquía y Ucrania, además de enviar al Repechaje a Croacia.

   El camino de los isleños comenzó a gestarse en la Eurocopa Sub 21 de 2011, dio un paso firme jugando la repesca del Mundial de Brasil 2014 y poco más tarde, en Francia 2016, se codeó con la élite cumpliendo un papel muy destacado. 

   En ese certamen venció 2-1 a Inglaterra en los octavos de final, exhibió notable entrega física dentro del campo y en las tribunas su numerosa hinchada se robó una parte del corazón de los aficionados europeos por su particular festejo con aplausos de vikingo. 

   Su receta es casi la misma de los últimos años, pese a no contar ya con el ideólogo del milagro, el sueco Lars Lagerback. A órdenes de Heimir Hallgrímsson, su actual director técnico, Islandia conserva intacta su disciplina, su trabajo colectivo, su dureza defensiva y también su generoso despliegue y poderío aéreo. 

   Es una formación que se caracteriza por una tremenda confianza en sus posibilidades, complementada por el talento de su excluyente figura: Gylfli Sigurdsson, el delantero del Everton inglés con una cotización superior a los 70 millones de euros.

   El “10” aporta calidad, manejo, visión del juego y eficacia a partir de su excelente pegada desde media distancia. Sigurdsson forma junto a Aron Gunnarsson (Cardiff FC), Johaan Gudmundsson (Burnley), Birkir Bjarnason (Aston Vila), Kolbeinn Sigthorsson (Galatasaray) y Alfreo Finnbogason (Ausburgo) la generación de oro de Islandia.

   En cuanto a su forma de jugar, el inamovible esquema 4-4-2 que presentó en la Euro 2016 se modificó a un 4-2-3-1, que favorece el protagonismo de Sigurdsson dentro de la estructura equipista. Los defensores son fuertes y los volantes imponen movilidad, llegada en segundas jugadas y buena salida de contragolpe.

   Con ese panorama y un rival en alza, entusiasta y solidario se encontrará la escuadra de Jorge Sampaoli en su obstáculo inicial hacia la anhelada conquista de la próxima Copa del Mundo. A no confiarse…

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias