Más de 1.300 familias dejaron de vivir en casas con piso de tierra en 2017

En Bahía Blanca

Más de 1.300 familias dejaron de vivir en casas con piso de tierra en 2017

3/1/2018 | 16:04 |

Hoy se realizó un acto en la Municipalidad para entregar materiales a personas alcanzadas por una nueva etapa de mejoras habitacionales en barrios vulnerables.

Más de 1.300 familias dejaron de vivir en casas con piso de tierra en 2017

   El trabajo empezó hace un año, bajo el lema "Que ningún chico de Villa Caracol duerma en piso de tierra este invierno". La idea de un grupo de trabajadores sociales fue aceptada por la Municipalidad y pusieron manos a la obra, con una serie de condiciones planteadas por los mismos creadores de la iniciativa: que cada beneficiario, además, se gane la mejora habitacional con su propio esfuerzo.

   Así surgió una partida de microcréditos que permitieron que los vecinos de Caracol compren buena parte de los materiales de su bolsillo, amén de aportar ellos mismos la mano de obra.

   De inmediato, se observó que quienes se lo ganaban con su esfuerzo y no lo recibían como mero aporte asistencial les daban un valor mucho más alto a las cosas.

   Las nuevas construcciones se comenzaron a levantar a buena velocidad y luego nadie quiso quedar afuera. De hecho, en este momento no hay chicos durmiendo en piso de tierra en ese barrio, uno de los más vulnerables de Bahía Blanca.

   El suelo de material permite evitar el contagio de enfermedades, además de organizar la casa en distintos aspectos, ya que el objetivo del programa no solo es mejorar las viviendas sino avanzar en un cambio cultural, según proclaman sus impulsores Patricio Pañepi y Ezequiel Antonelli.

   Entre otras cosas, también se busca levantar separaciones internas para que los adultos duerman en una habitación y los chicos, en otra, preferentemente separados por género.

   Asimismo, construir sanitarios, para que ya no estén afuera de los precarios ranchitos de chapa y sea más viable promover hábitos saludables.

   "Hay chicos que mejoraron su asistencia escolar. ¿Por qué? Porque se pueden bañar y ya no les da vergüenza ir al aula, no tienen miedo de que los carguen", comentó el subsecretario de Políticas Sociales, Ignacio Caspe.

   El programa alcanzó en 2017 a 1.300 familias y la idea es ir por más, incluso profundizando las mejoras.

   También la Provincia hizo su colaboración, con el aporte de techos. "La idea es esta: además de ser lo más caro de la construcción, si alguien demostró que verdaderamente se esforzó en llegar hasta el encadenado, la Gobernación se lo reconoce con el techo", dijo Caspe.

   El ministro bonaerense de Desarrollo Social, Santiago López Medrano, conoció el programa días atrás en nuestra ciudad y participó del siguiente video, presentado esta mañana en la comuna.

Nuevos beneficiarios y nueva idea

   En el acto de hoy, 70 familias recibieron órdenes para la adquisición de materiales destinados a la reparación de nuevas viviendas.

   "Acá está reflejada la esencia de lo que queremos, la voluntad de trabajar juntos para superar momentos difíciles. Nosotros pregonamos mucho la actividad en equipo porque estamos convencidos de que es la única manera de salir adelante", dijo el intendente Héctor Gay.

   La intención de ahora en más es aprovechar al máximo la producción de bloques que se elaboran en el CIC de Spurr, así como seguir utilizando las aberturas que confecciona un grupo de detenidos en la Unidad Penal de Villa Floresta, para avanzar en los trabajos constructivos.

   Otra idea para 2018, aún en análisis, está vinculada con los clubes de barrio. Por ahora, no se dieron más detalles.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias