Módena, ciudad de motores, óperas y arte románico

Módena, ciudad de motores, óperas y arte románico

28/1/2018 | 06:30 |

Cuna del legendario Enzo Ferrari y del gran cantante lírico Luciano Pavarotti. Famosa por el curtido de pieles y por los sabrosísimos tortellini de calabaza y queso.

Módena, ciudad de motores, óperas y arte románico

Corina Canale

corinacanale@yahoo.com.ar

   En el pabellón futurista del Museo Casa Enzo Ferrari, de imponente fachada de cristal, se realiza un espectáculo audiovisual que cuenta la historia del piloto de autos que en 1929, con 31 años, concretó un sueño: fundó su escudería.

   El un salón de 2500 metros cuadrados veinte proyectores disparan las imágenes de la historia que cambió el destino de Módena y Maranello, en la región de Emilia Romaña.

   La Scudería Ferrari, la del “cavallino ” en el capó, de color negro sobre fondo amarillo, comenzó patrocinando a pilotos y automóviles de Fiat y Alfa Romeo. Fue entonces cuando su creador se convirtió en “il Commendatore”.

   El origen de este emblema fue el encabritado caballo rojo, sobre una nube blanca, que el conde Francesco Baracca, un famoso piloto de combate de la primera gran guerra pintaba en los laterales de sus aviones.

   Refrendando la filosofía de vida de Ferrari, que rezaba “Si lo puedes soñar, lo puedes hacer”, en el Salón de las Victorias están los ocho últimos monoplazas que ganaron campeonatos mundiales y otros coches de Gran Turismo y Fórmula 1, además de trofeos, cascos y monos usados por los pilotos.

   Módena, que se extiende desde los Apeninos hacia las llanuras del río Po, vivió su época de esplendor entre 1288 y 1796, bajo el ducado de la Casa de Este, en especial desde 1598, cuando el duque Cesare de Este mudó la capital de Ferrara a Módena.

   La llegada de la Scudería Ferrari significó un renacer para esta región, famosa por el vinagre balsámico, las pastas frescas, las fábricas de parmesano, las bodegas de lambrusco y la mortadela.

   En Módena está La Gran Plaza, de forma cuadrangular, y la Torre Cívica, conocida como La Ghirlandina, de 88 metros, que es a la vez torre religiosa y vigía, unida a la Catedral por dos arcos.

   La torre y la Catedral de Santa María Asunta y San Geminiano, con su Duomo, son obras monumentales de la cristiandad medieval y testimonios de la tradición artística y cultural del siglo XII. Los altos relieves de sus portales cuentan historias.

   En el complejo Palacio de los Museos está la Biblioteca Universitaria Estense, y en ella el Planisferio di Cantino, un antiguo planisferio portugués, un mapa catalán del siglo XV, un Evangelio Bizantino del siglo X y valiosos incunables.

   También está allí la Galería Estense, un museo de bellas artes con 600 obras, entre ellas el retrato del duque Francisco I de Este, hecho por Diego Velázquez, robado en 1990 y luego restituido.

 

   Al Mercado Albinelli hay que ir por dos motivos: por su estructura edilicia de principios del siglo XX, con sus decorados de hierro forjado, y por sus delicias gastronómicas.

   En el centro del mercado hay una plaza y en ella una fuente; la sensación es la de llegar a un apacible pueblo, dentro de otro, pero el bullicio de la vía Emilia, la calle principal, lo desmiente.

   Allí se venden artesanías hechas con pieles, tarea iniciada en la época del Renacimiento, cuando Módena era muy rica en agua por la gran red de canales que la comunicaban con Venecia.

   A su vez, los campos eran buenos para la pastura de animales de la raza bianca modense, ahora casi extinguida. La gente aprovechó la abundancia de agua y de animales para trabajar en el curtido de pieles, una actividad que actualmente se realiza con taninos vegetales que se extraen de la corteza de los árboles.

   La joya operística es el Teatro Comunal Luciano Pavarotti, que lleva ese nombre desde 2007, tras la muerte del cantante. Se inauguró en 1841 y dos años después Verdi llevó Nabucodonosor a su escenario y en 1986 Pavarotti interpretó La Bohéme.

   Otro hombre nacido en Maranello, Giuseppe Panini, al que llamaban “el rey de los cromos”, deslumbró a los chicos del mundo cuando en 1960 comenzó a vender colecciones de cromos de fútbol en bolsitas, que le compró en Milán a una editorial  que no había tenido éxito. La Editorial Panini sí lo tuvo.

   A esa primera colección se sumaron las de Superman y Sandokan, y las de Ciclistas y Animales en Extinción, y los álbumes que completaron la oferta y consolidaron el negocio.

TIPS

En Junio se realiza en Módena la Semana Estense, que recrea la atmósfera cortesana noble y festiva del siglo XVI.

Módena es la ciudad italiana con más bici-sendas. La llanura padana de la región favorece el uso de este medio de transporte.

En la Galería Estense hay obras de El Greco, Tintoretto, Sanzio y Bernini, que pertenecían a los duques, y que antes estuvieron en el Palacio Ducal, donde ahora funciona la Academia Militar.

 

 

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias