Salud.

Advierten que la fiebre amarilla puede volver a la Argentina

En los últimos años la circulación de turistas entre ambos países "es más significativa".

   El titular de Médicos del Mundo para América Latina y el Caribe, Gonzalo Basile, advirtió que la epidemia de fiebre amarilla en Brasil "puede generar la reintroducción" de la enfermedad en la Argentina donde también está el mosquito transmisor.

   "Planteamos que la alerta epidemiológica de Brasil, que viene desde diciembre de 2016 y ya tiene unos 820 casos confirmados y más de 280 muertes, es un escenario de riesgo para la región latinoamericana y puede reintroducir la enfermedad en Argentina", afirmó.

   Basile recordó que Brasil "tiene tres Estados demográficamente muy importantes con casos" y que "en los últimos años la circulación de turistas (entre ambos países) es más significativa".

Continúan las largas colas en centros de vacunación contra la fiebre amarilla

   "Eso nos pone en una alerta aún mayor sobre el escenario epidémico, porque cualquier argentino que circule en determinados estados de Brasil puede luego reintroducir la fiebre amarilla. Pero también están las poblaciones de frontera, donde está el vector", agregó el profesional.

   Además, publica el Diario Popular, el mosquito "es el mismo que transmite dengue, zika y fiebre chikungunya, que circula desde el sur de Estados Unidos hasta la provincia de La Pampa", señaló. El especialista consideró que la Argentina está en "riesgo medio" de sufrir un brote: "Por el momento no tenemos ningún caso confirmado, pero la situación es de riesgo medio y plantea nuevos desafíos sanitarios".

   "En primer lugar, sería un nuevo problema epidemiológico que se sumaría a los que ya tenemos. Segundo, la reintroducción en contextos urbanos densamente poblados puede generar rápidamente una tasa de ataque importante", afirmó.

   Ante ese panorama, Médicos del Mundo alertó sobre la necesidad de una "estrategia integral, nacional y regional de abordaje".

   "Los patrones climáticos extremos también generan comportamientos nuevos en los vectores, por lo que no es posible seguir haciendo lo mismo que hace cuarenta años y esperar resultados diferentes", concluyó. (NA y La Nueva.)