“Se hizo rogar, porque quería ser famosa”

Historia con final feliz

“Se hizo rogar, porque quería ser famosa”

14/1/2018 | 06:30 |

Benjamín Mercado contó lo sucedido en su casa del barrio Ricchieri, donde nació su hija Sahiara Jazmín. En el parto colaboraron tres policías, un médico y personal del 911.

“Se hizo rogar, porque quería ser famosa”

Fotos: Emmanuel Briane-LN. y Policía

   Habitualmente la llegada de algún móvil policial a un determinado lugar anuncia que algo malo está sucediendo. Este no fue el caso de lo ocurrido ayer en una vivienda de Fabián González al 800, del barrio Ricchieri.
   En esta oportunidad su presencia sirvió para colaborar en el nacimiento de Sahiara Jazmín Mercado, quien desde hace dos semanas tenía a “maltraer” con dolores a su madre y, según el padre, “se hizo rogar, porque quería ser famosa”.
   “Vinimos a la 1 de la mañana y estuvimos hasta las 7, pero me mandaron a casa porque todavía no estaba... Cuando llegué me bañé y me acosté, pero más o menos a las 10.30 las contracciones fueron más seguidas y a las 11.04 nació la nena”, contó en la víspera Carla Noemí Giless, la orgullosa mamá, sentada en la cama “A” de la habitación 309 del Hospital Penna.
   “Nosotros vivimos en la otra punta de la ciudad y hacía como dos semanas que veníamos casi todos los días porque ella tenía dolores y pérdida de líquido”, agregó su marido Benjamín Mercado.
   “No me asusté, pero sentía que estaba naciendo”, comenzó diciendo Carla, para detallar que “el primero en llegar fue el muchacho de la Policía (Fabián Guerrero) y después las otras dos chicas (la subteniente Fabiana Guerrero, hermana del anterior, e Isis Miranda)”.
   “Cuando llegó la ambulancia, nosotros ya la teníamos acostada”, dijo Natalia Bastía, concuñada de Carla.


   “A los chicos de la Policía se les ocurrió poner un colchón. Ellos prepararon todo por las dudas para cuando llegaran los de la ambulancia, que en cuanto me vieron dijeron que me preparara para pujar”, acotó Carla, también madre de Jeremías Luis (quien esta semana cumple siete años) y Pablo Josué (2), a quien “mi marido se llevó afuera, porque estaba nervioso al ver a la mamá con dolores”, siguió diciendo la joven.
   “Cuando llegó la ambulancia, bajaron (el médico Mauro Nicotra y el conductor Germán Quiroga) con un maletín de plástico para trasladarla, pero no alcanzaba (el tiempo). Entonces tuvo el parto sobre un colchón en la cocina”, dijo Benjamín Mercado.
   Carla recordó que en el maletín “tenían todo, y mis cuñadas (una de ella su homónima Carla Mercado) pasaban toallones y sábanas. Todos ayudaron, nadie quedó de lado”.
   Incluso, el conductor de la ambulancia  “estuvo conmigo diciéndome que me calmara, que me tranquilizara; que cuando tuviera contracciones me masajearía la panza”, sin pensar que poco después ambos -Nicotra y Quiroga- deberían concurrir hasta Líbano al 200 para asistir a otro parto domiciliario.
   Para los policías fue la primera vez -"el muchacho estaba nervioso”, dijo Carla- que intervinieron en un parte, pero en esa vivienda, en 2015, ya había nacido un sobrino-nieto de Eduardo Mercado, quien con la llegada de Sahiara Jazmín suma 19 nietos y 2 bisnietos, y al momento del alumbramiento se hallaba en la iglesia adventista del barrio. 
   Carla asegura que “de tanta emoción que tenían las policías se olvidaron de pedir datos para hacer el acta, así que volvieron a la casa. Y después volvió el policía (Fabián Guerrero) para preguntar si ya estaba acá (por el hospital); y avisaron que el lunes volverán para saludarla".

Testigos privilegiados

   “¡Qué bonita! Abrió enseguida los ojos y tomó color. Y cuando el doctor dijo 'papá, agarrá a la nena' pregunté si la podía levantar yo. Es más, el padre nos sacó la primera foto”, comentó la subteniente Fabiana Guerrero, quien llegó al lugar junto a Isis Miranda, y en apoyo de su hermano Fabián, luego que éste reclamara la llegada de una ambulancia.


   “Cuando llegamos vemos que Carla era sostenida de los dos brazos por su marido y un cuñado. Ella sentía que daba a luz y estaba muy nerviosa. La primera idea era llevarla con el móvil al (hospital) Municipal, pero allí no se registran partos...    Ella seguía quejándose, sentía que nacía; por eso dije que trajeran un colchón para sentarla, cosa que debía hacer despacio y para lo cual la ayudamos”, detalló Fabiana.
   La subteniente agregó que “le ayudé a sacarse la ropa interior y se acomodó en posición de parto. Tenía contracciones muy seguidas y gritaba. En un momento vuelve una contracción fuerte y se ve el cabello de la beba. En eso entró el doctor y dijo que la podían trasladar, pero volvió otra contracción y desistió”.
   Fabiana aseguró “que me metí en el dormitorio junto a su cuñada y llevamos las sábanas que nos pedían. Y al segundo pujo nació”. 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias