Caso Maldonado: ahora el Gobierno no descarta ninguna hipótesis

Caso Maldonado: ahora el Gobierno no descarta ninguna hipótesis

5/9/2017 | 19:47 | La columna semanal de Eugenio Paillet, corresponsal de La Nueva. en Casa Rosada.

Caso Maldonado: ahora el Gobierno no descarta ninguna hipótesis

Archivo La Nueva.

Por
Eugenio Paillet

   La posición del Gobierno en torno a la desaparición de Santiago Maldonado dio un vuelco en las últimas 24 horas y se centró en un discurso unívoco: no hay que descartar ninguna hipótesis en torno a lo que pudo haber ocurrido con el artesano y tatuador del que se carece de todo rastro desde el primero de agosto pasado.

   Esa posición, expresada de un modo al parecer no casual en un mismo día por las más altas autoridades, no descarta la posibilidad que en un principio fue negada desde el ministerio de Seguridad acerca de un posible caso de mano dura que terminó mal de parte de uno o más de los gendarmes que participaron de aquel operativo en la ruta 40 cerca de Cushamen donde Maldonado fue visto por última vez.

   Esta apertura de reconocimiento de todas las posibles causas sobre lo ocurrido con Maldonado fue expresada de manera directa o indirecta esta mañana, con diferencia de un puñado de horas, por el presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Es decir la cúpula del ala política del gobierno.

   El que hizo punta fue Frigerio, quien muy temprano dijo que el gobierno "está haciendo todo lo posible por saber qué pasó con Maldonado, pero sin apañar a nadie aunque tampoco sin condenar a nadie de antemano". Un rato después le siguió Peña, al responder preguntas mientras participada de un acto por el Día de la Industria.

   "Desde el gobierno insistimos en que todas las hipótesis están abiertas", remarcó el jefe de Gabinete, quien respondió afirmativamente cuando le repreguntaron si eso incluía la posibilidad de que a un gendarme "se le haya ido la mano". Y a media mañana fue el propio presidente Macri el que abono la nueva teoría de no descartar nada.

   "Debemos ser prudentes y alejarnos de cualquier manifestación tendenciosa o violenta. Estamos al servicio de la Justicia, sin prejuzgar, no descartando ninguna línea pero colaborando, como corresponde en un Estado democrático, para que el juez y la fiscal tengan todo el apoyo para seguir con la investigación", dijo el presidente.

   El dato es que las declaraciones suceden menos de 24 horas después que se cayera la hipótesis que, por decirlo de alguna manera, más "entusiasmaba" al gobierno y a sus esfuerzos por encontrar con vida a Maldonado y a la vez quitarse de encima cualquier responsabilidad en el caso de su desaparición.

   Fue luego que la justicia federal de Esquel informara ayer que los cotejos genéticos entre las muestras de ADN obtenidas de un trozo de ropa del puestero Evaristo Jones, en tierras de propiedad de la familia Benetton, y las extraídas de los padres de Maldonado, dieron negativas. “Mauricio está convencido de esa posición (posibilidad)", insistía por esas horas una alta fuente oficial.

   El estudio del Servicio de Huellas Digitales Genéticas de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA echa por tierra una de las principales hipótesis del gobierno, la que indicaba que Maldonado había sido herido de un cuchillazo la madrugada del 21 de julio al supuestamente intentar quemar el puesto de Jones en la estancia El Maitén.

   "No es una buena noticia", se sinceró horas después de conocerse la información una alta fuente de la Jefatura de Gabinete. Es que, se reitera, el gobierno esperaba y desesperaba en los últimos días como ninguna otra noticia de relevancia las pruebas de ADN entre los rastros que entregó el puestero a la policía y la sangre de los padres de Santiago.

   En ese marco, el presidente analizó es tarde todas las novedades del caso en el Salón Norte de la Casa Rosada durante una reunión con Patricia Bullrich, quien quedó en el ojo de la tormenta luego que la diputada Victoria Donda asegurara anoche que la ministra, durante su paso por el Congreso y en una reunión secreta con diputados, presuntamente no habría descartado que "a algún gendarme se le haya ido la mano".

   Bullrich no confirmó ni desmintió la revelación de Donda. De manera sorpresiva, ya que no estaba anunciado en la agenda oficial, Macri sumó a esa reunión al ministro de Justicia, Germán Garavano, y al secretario de Derechos Humanos, Claudio Abruj.

   También asistieron los secretarios de Seguridad, Eugenio Burzaco, que tendría fuertes diferencias con Bullrich en cuanto "al enfoque" del caso Maldonado; el secretario de Seguridad Interior, Gerardo Milman; el vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui, y los diputados de Cambiemos Luis Petri y Waldo Wolff.

   En medio de rumores, el Jefe de Gabinete le brindó esta mañana un sonoro respaldo a la ministra de Seguridad. "Estamos muy contentos con su desempeño", dijo Peña.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias