Muerte y conmoción: todo apunta a que se trató de un caso de femicidio

BUSCAN A SU EXPAREJA

Muerte y conmoción: todo apunta a que se trató de un caso de femicidio

30/9/2017 | 07:40 | Mónica Esteban, encargada de un bazar céntrico, apareció sin vida en una vivienda de Washington al 700. Primero se pensó en un suicidio, aunque la hipótesis perdió fuerza. Su exnovio tiene antecedentes de violencia.

Muerte y conmoción: todo apunta a que se trató de un caso de femicidio

Auxiliares de la justicia y policías trabajan en la escena del crimen.

Luego del hallazgo del cuerpo sin vida de una mujer en la vivienda que alquilaba en Washington 745, la policía comenzó una investigación sustentada en la hipótesis del homicidio, hecho que virtualmente se confirmó con el estudio autopsial finalizado anoche.

Desde mediodía -y pese a que aún no existe una orden de detención-, la policía realizó diversas diligencias para localizar a la expareja de la víctima, Mario Saucedo, con la que había disuelto el vínculo hace pocos días, por presentar el hombre conductas violentas.

La víctima resultó ser Mónica Giselle Esteban, de 40 años, cuyo cuerpo fue descubierto después de las 9 por un compañero de trabajo suyo en el bazar El Mundo, ubicado en la primera cuadra de la calle O'Higgins.

El trabajador había tratado de comunicarse con la mujer debido a que ella no había concurrido al negocio.

“Cuando un compañero de trabajo llega al domicilio, toca el portero (eléctrico), advirtiendo que no atiende y, como estaba en conocimiento del problema que tenía con su expareja, por distintos hechos de violencia de género, el joven ingresa saltando el portón del garaje y ayudado por un vecino”, comenzó el relato el comisario Claudio Petrizán, a cargo de la Policía Distrital.

La vivienda que habitaba Esteban está ubicada sobre la parte posterior del terreno.

“Cuando va a golpear, se le abre la puerta y ve roto un espejo que luego se determinó que estaba colgado detrás de esa puerta; eso lo asusta y vuelve a salir a la calle. En esa circunstancia, vecinos llaman al 911 y cuando arriba el móvil del Comando (de Patrullas) se solicita la presencia de una ambulancia y se verifica que el cuerpo estaba boca abajo detrás de la puerta del dormitorio, colgado del picaporte por un cable de una extensión de enchufes pasado sobre el cuello”, detalló Petrizán.

Inmediatamente fue convocada la Policía Científica que, ante las características del hecho, se presentó con 4 peritos que trabajaron en el lugar durante tres horas, hasta que, a las 13.29, fue retirado el cuerpo para ser realizada la autopsia.

Golpe en la frente

Por el hecho se iniciaron actuaciones caratuladas como “averiguación causal de deceso” y tomó intervención la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 5.

Según el primer relevamiento de los peritos, confirmado por la autopsia, la mujer, además de sufrir la asfixia mecánica por compresión en el cuello, presentaba un golpe en la frente, que habría sido con una superficie plana.

“Ahora esperamos que el forense nos determine, de acuerdo al nudo y a las otras circunstancias, cómo se produjo la muerte. Teniendo en cuenta los antecedentes de la expareja es que se inicia su búsqueda”, confió Petrizán.

Cambio de cerraduras

El hermano de Mónica había cambiado las cerraduras de la casa hace pocos días, según reconoció la policía.

“Las cambió el domingo cuando vio a su hermana llorando en la vereda, porque (la expareja) la había golpeado. Este muchacho no está en el departamento que estaba alquilando y al trabajo no fue porque está de vacaciones”, dijo Petrizán.

Para la familia, a Mónica la mataron y creen que fue su expareja. Hay circunstancias poco claras, como las roturas en la vivienda y el desorden propio de lucha. En el pasillo encontraron manchas de sangre que serán analizadas.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias