Macri manda el gabinete a la provincia

18/7/2017 | 19:39 |

Por
Eugenio Paillet

   La llegada mañana a nuestra ciudad del Jefe de Gabinete, Marcos Peña, es apenas la punta de lanza de una avanzada mucho más completa que se verá desde ahora en la campaña electoral hacia las PASO de agosto y las parlamentarias de octubre y que responde a una orden directa de Mauricio Macri.

   No es otra cosa que mandar al gabinete nacional, o a sus más prominentes figuras, a recorrer el interior de la provincia de Buenos Aires con el objetivo cantado de apuntalar a los candidatos de Cambiemos.

   La decisión del presidente ya venía madurando en las últimas reuniones de la mesa chica de Olivos y se terminó de plasmar esta mañana en el despacho de Macri de la Casa Rosada durante un encuentro del llamado gabinete de coordinación.

   "El presidente quiere que en la campaña no solo se involucren los candidatos sino que todos los ministros o secretarios en condiciones de hacerlo se sumen a las recorridas o los timbreos", dijo una fuente de la Jefatura de Gabinete.

   Así, la llegada de Peña a Bahía Blanca será el primer hito de otra serie de visitas al resto del interior provincial que el propio funcionario y alter ego presidencial junto a algunos de sus colegas del gabinete, o por separado, secundarán en sus apariciones a candidatos como Esteban Bullrich, Gladys González, Graciela Ocaña y Toty Flores, por citar a los más encumbrados en las boletas para senadores y diputados.

   La decisión presidencial de intensificar la presencia de funcionarios nacionales en territorio bonaerense, y no tanto en el resto de la geografía nacional aunque también habrá visitas puntuales a los distritos donde el panorama hacia las elecciones se presenta complicado, se recuesta en un dato de la realidad.

   Dicen fuentes absolutamente confiables de la Casa Rosada que el bombardeo de encuestas de las últimas dos semanas que alertaron sobre una fuerte paridad en la provincia entre Cristina Fernández y Bullrich, encendió todas las alarmas.

   El dato se potenció con el correr de los días cuando varios de esos sondeos, que no son encargados por el gobierno pero que se amontonan sobre los escritorios de Macri, Peña y Rogelio Frigerio, incluso arriesgaron un escenario para nada descartable a menos de un mes de las primarias abiertas y obligatorias: un eventual triunfo de la expresidenta, por uno o dos puntos de distancia sobre el exministro de Educación, con Sergio Massa y Florencio Randazzo más lejos de esa pelea.

   Otro dato que traen esas encuestas no alcanzaría por estas horas para mitigar la preocupación por lo que puede ocurrir en Buenos Aires, que será otra vez la madre de todas las batallas. De manera unánime, los números que se leen en el primer piso de Balcarce 50 aseguran que Cambiemos se impondrá en octubre a nivel nacional y que lo hará por porcentajes similares o superiores a los que obtuvo Macri para presidente en la segunda vuelta de octubre de 2015, cuando arañó el 52 % de los sufragios.

    Durante la reunión de esta mañana en el despacho presidencial, de la que participaron además de Macri y Peña el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, los vicejefes de Gabinete Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, y el asesor presidencial José Torello, entre otros, se convino en que si bien en la práctica serán el presidente y la gobernadora María Eugenia Vidal "los que se cargarán la campaña al hombro", se pondrá en marcha un "soporte" a los candidatos con la presencia en campaña de aquellos funcionarios de la Nación o del gobierno bonaerense que tienen buena llegada con los ciudadanos o son "bien vistos" según se ha comprobado en el resultado de los "focus group" que entre dos y tres por semana manda realizar el consulto ecuatoriano Jaime Durán Barba.

   Aquellas fuentes al mismo tiempo le restaron importancia a un dato que ha circulado en los últimos días por los pasillos gubernamentales y que tiene que ver con la presunta intención de los estrategas de "aislar" de esas presencias al poderoso bastión cristinista de La Matanza, de modo de evitar que se considere que Macri busca polarizar con Cristina.

   "Ni una cosa ni la otra, el presidente y los funcionarios van y seguirán yendo a donde haya gestión que mostrar, y de hecho el presidente acaba de estar en González Catán (La Matanza) para inaugurar una obra del gobierno nacional, así como seguirá visitando junto a Vidal y los candidatos otros lugares de la provincia", dijo el alto funcionario.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias