La crisis santacruceña

Alicia no vino y Frigerio se endurece

9/5/2017 | 17:24 |

Por
Eugenio Paillet

Finalmente y tras varias idas y vueltas el cara a cara entre Alicia Kirchner y Rogelio Frigerio iba a producirse esta tarde. Pero una vez más la cita se postergó. Dicen desde el ministerio del Interior que la reunión será mañana, siempre que la cuñada de Cristina Fernández logre superar los problemas técnicos del avión de la gobernación que hoy le impidieron volar a Buenos Aires, según se explicó en la capital provincial a través de voceros oficiosos.

Deberá también la afligida gobernadora, además de disponer de un avión en condiciones técnicas, traer algo más que los "papeles inconsistentes" que hasta ahora enviaron sus técnicos al ministro del Interior y a su vice, el peronista Sebastián García de Luca, para reducir el déficit fiscal y mejorar las cuentas públicas de la provincia. Así calificaron cerca de ambos funcionarios al "plan sustentable" que Alicia mandó hace diez días a través de su ministro de Economía, Juan Donnini, en medio de aquel escándalo por el supuesto intento de manifestantes de tomar la residencia oficial santacruceña mientras en su interior se encontraban ambas mujeres y Helena, la nieta de Cristina.

Primer dato: el pedido de audiencia a Frigerio, que el ministro había concedido para hoy a las cinco de la tarde, partió de boca de Alicia cerca de las cuatro de la madrugada, cuando otra vez se encontraba rodeada de protestantes de todo tipo --docentes, estatales, titulares de planes sociales, jubilados, etc.-- que durante casi quince horas le impidieron retirarse de la gobernación. Ella, confiesan en despachos del ministro, en realidad insistía con una "reunión urgente" con Mauricio Macri, bajo el argumento de que el presidente recibe "a todos los gobernadores" que tienen problemas de caja.

La respuesta que recibió aumentó su desazón y enojo en dosis parecidas: "la va a recibir el ministro a las cinco, pero que venga con algo más sustentable", le transmitió De Luca a Donnini en una comunicación vía celular a primera hora de esta mañana. Casi en simultáneo, Frigerio inició un raid radiofónico para explicar una y otra vez lo mismo: al gobierno nacional no quiere que a los santacruceños "les vaya mal", o que haya animosidad política ni que se trate de un plan secreto para desestabilizarla y mandar un interventor federal del macrismo, como sugirió Cristina en aquel dudoso video sobre el intento de "toma" de la residencia oficial.

"Le hemos dicho a la gobernadora y a sus funcionarios una y otra vez que así como están las cuentas de la provincia son inviables, y que tenemos que trabajar juntos en un plan creíble porque nosotros también queremos que a los santacruceños les vaya bien", insistió el titular de la cartera política, que de todos modos ayer firmó el envío de una nueva partida de ATN por cien millones de pesos a cuenta de la Coparticipación Federal.

Hay un segundo dato que sobrevuela los análisis oficiales: no escasean los sospechas sobre la intencionalidad de Cristina, a quien su cuñada obedece o porque le tiene una fe ciega o porque no tiene más remedio, para que la crisis santacruceña no sólo no se solucione sino que se agrave. Formaría parte del "plan de victimización" que la ex presidente quiere instalar en los medios y entre su propia tropa para acusar a Macri de pretender "hundir" financieramente la provincia . "Es un disparate, la provincia está hundida porque fue mal gobernada y con enormes nichos de corrupción durante 25 años por la familia Kirchner", retrucan desde la cartera política.

En medio de ese clima se iba a realizar la reunión de hoy que ahora al parecer se hará mañana si Alicia consigue vuelo. Con un agregado que no es menor sino central en las negociaciones que vienen llevando a cabo las segundas líneas de la gobernación y del ministerio. Junto con el proyecto de saneamiento de las cuentas y achique del gasto público, que se consume en sueldos en más del setenta por ciento de la torta presupuestaria, ella deberá traer el proyecto de derogación de la Ley de Lemas. Que es la que impidió que el radical Eduardo Costa sea gobernador y a Alicia estar sentada donde hoy está. Frigerio ya le anticipó en una de las últimas conversaciones que esa es condición sine qua non para empezar a hablar. Más otra ley de acceso a la información pública para conocer en qué se gasta la plata en Santa Cruz, que los Kirchner negaron sistemáticamente durante todos estos años.

Si Alicia trae esos proyectos en su cartera, además del "plan sustentable", entonces la crisis santacruceña podría comenzar a encauzarse.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias