Bajan el tono sobre las presuntas amenazas al presidente

30/5/2017 | 19:33 |

Por
Eugenio Paillet

   Foco de tensiones y alarmas innecesarias, en momentos en que hay otros temas urgentes que atender en la agenda, para el ala moderada del gabinete. O una oportunidad al alcance de la mano para una dudosa campaña tendiente a señalar como responsables indirectos, o simples "fogoneros", al kirchnerismo duro, para los más fanáticos del macrismo.

   Sea como sea que hayan ocurrido las cosas y al margen de cuánto de verdad y de "radio pasillo" hay en esas dos posiciones opuestas, lo concreto es que el gobierno decidió sorpresivamente hoy bajarle el tono a la presunta existencia de amenazas contra la vida del presidente Mauricio Macri.

   Fue precisamente la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, la que esta mañana buscó minimizar el tema y aclarar que el gobierno, tanto a través de su cartera como desde la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), no cuenta con elementos suficientes o comprobables sobre grupos o individuos solitarios que constituyan ahora mismo una amenaza para la seguridad del presidente y su grupo familiar.

   La ministra, que junto al organismo de inteligencia estatal son los responsables últimos de detectar y alertar sobre algún tipo de hecho de esa naturaleza y actuar en consecuencia, dijo textualmente que "es falso" que su cartera o la AFI "hayan detectado alguna amenaza de grupos de narcotraficantes" que ponga en peligro la vida del presidente.

   Bullrich se refirió sin decirlo a un presunto incidente ocurrido hace algunas semanas en la zona de la Triple Frontera, del que alertaron las policías provinciales en contacto reservado con la propia ministra, que a su vez puso la información en manos de la Jefatura de Gabinete.

   Los datos que habría recibido el gobierno se referirían a parte de una banda de narcoterroristas que provenía desde Brasil, donde tendría su base de "operaciones", y desde donde partieron para cometer otros delitos como el sonado robo a una empresa de caudales en Asunción del Paraguay, que terminó con varios delincuentes muertos y otros apresados.

   "Ni el ministerio ni la AFI, que son los organismos competentes, tienen (datos sobre) ningún tipo de amenazas narco. Circuló una versión, las policías provinciales generaron el alerta, pero no tenemos ningún informe de inteligencia que dé certezas a esas versiones", remarcó Bullrich.

   Al instante la ministra aclaró que la AFI "siempre, porque es una de sus obligaciones, trabaja ante cualquier hipótesis, sea sobre organizaciones o personas particulares", y enfatizó: "la seguridad en torno al presidente está bien, es la normal, y no es cierto tampoco que hayamos reforzado el número de custodios en estos días".

   También le restó importancia al incidente que se generó con un integrante del coro de origen sirio durante el Tedeum del 25 de Mayo en la Catedral metropolitana, al que se le impidió el ingreso al templo por un presunto informe que detectó que días antes de la ceremonia había hecho "preguntas muy llamativas" sobre cómo sería la ceremonia ese día y en especial dónde se ubicaría Macri.

   "Fue una medida de protección ante un comportamiento que no era el normal", dijo la ministra. Lo cierto es que el coreuta no fue ni interrogado ni demorado. Cerca de Bullrich reconocen que "alguien de inteligencia sobreactuó la escena", pero que el dato "no tenía ni pies ni cabeza".

   ¿Qué dicen en el ala dura del macrismo? Que las amenazas presuntas o reales contra el presidente y las evidencias de un posible intento de atentado "son fogoneadas por los grupos ultras que el kirchnerismo duro maneja en las redes sociales".

   Y que por esa razón lejos de bajarle el tono hay que mantener el alerta sobre que efectivamente "hay sectores" que "alimentan" un magnicidio, así como también desde el Frente para la Victoria se motorizaron campañas para pedir que Macri se vaya antes de tiempo del cargo.

   Son los mismos, dicen, que convocan y organizan los escraches contra el primer mandatario a través de esos canales informáticos como en los casos ocurridos en Mar del Plata, Viedma y San Carlos de Bariloche.

   Lo que llevó a la Jefatura de Gabinete a no informar desde ese momento de manera anticipada los movimientos del presidente por la provincia de Buenos Aires y el resto del país.

   La salida al ruedo de hoy de la ministra de Seguridad no deja dudas acerca de la decisión del sector moderado del gabinete, que no actuaría sin una orden directa del presidente, de bajarle el tono al tema.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias