"Ser el presidente de Olimpo es el desafío más importante de mi vida"

Sanguíneo, sensible y pasional

"Ser el presidente de Olimpo es el desafío más importante de mi vida"

4/12/2017 | 07:30 | Un cuestionario de 25 preguntas y casi dos horas de entrevista. Esta es la primera parte del mano a mano con Mauro Angel Altieri, flamante titular del club aurinegro. El resto se podrá ver hoy en el sitio web de La Nueva.

"Ser el presidente de Olimpo es el desafío más importante de mi vida"

Foto: Facundo Morales-La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / speysse@lanueva.com

   Asado y papas gratinadas al horno.

   En la casa de mamá Telma y papá Julio César, y en familia, Mauro Ángel Altieri iba a compartir el primer almuerzo dominguero como presidente de Olimpo.

   Antes, diario en mano, vestido de sport y sin el saco celeste pálido que utilizó durante toda la campaña, el "Colo" cumplió con lo prometido.

   Pasó por la redacción de La Nueva. para someterse a un interrogatorio preparado exclusivamente para él, con preguntas surgidas de su entorno, de la oposición, de los hinchas y de los socios aurinegros.

   —Todos se sorprendieron por tu victoria en las elecciones. ¿Vos también?

   —Sí. Pero enseguida mi asombro se convirtió en felicidad. Iniciamos este camino creyendo que era una pelea de David contra Goliat, aunque nunca dejamos de pensar en ofrecerle una alternativa distinta al socio. Esa alternativa caló hondo, pegó fuerte y terminó pesando en una elección reñida y pareja. La otra lista sumó muchísimos votos y por eso, de ahora en más, tenemos que trabajar conjuntamente para mejorar lo que todos vemos que está mal.

   —La verdad, ¿te conformabas sólo con pelearle voto a voto las elecciones al oficialismo?

   —Honestamente sí. Era una empresa muy difícil, con una disparidad de recursos muy grande. Para nosotros fue muy meritorio armar la lista y llevar adelante una campaña que se fortaleció día a día con la pasión y la buena energía de gente que quería lo mismo que uno: el cambio.

   "Fuimos dando pasos chiquitos pero seguros. Pese a las adversidades, nunca nos rendimos, y llegamos a las elecciones creyendo que se podía ganar, pero que iba a ser muy complicado. Cualquier resultado era positivo. Fue muy bueno porque ganamos, pero si perdíamos iba a ser bueno igual porque íbamos a conseguir pelearle las elecciones al oficialismo, que tenía todas las de ganar".

   —Mientras esperabas los computos oficiales en el salón Bariloche, entre mensajes que iban y venían, ¿en algún momento, en esas casi dos horas interminables, sentiste que podías ganar?

   —Te voy a confiar algo: volví a sentir la adrenalina de jugar una final, algo que no sentía desde mi época de jugador. A su vez estaba tranquilo, porque repasaba lo que habíamos hecho para llegar ahí y no podía reprocharle nada a nadie. Habíamos dejado todo una vez más. No era cuestión de sentirse ganador en el resultado; yo sentía digno el desarrollo del proceso. Y eso es lo que te da la tranquilidad que necesitás para acompañar el resultado que sea con paz y sin culpas.

   —La inquietud de la mayoría: el contacto en AFA. Alfredo Dagna, íntimamente ligado a la entidad madre del balompié nacional y amigo de "Chiqui" Tapia, manifestó que les iba a allanar el camino, que estaba dispuesto a colaborar y a facilitar los medios para que a Olimpo lo sigan mirando con los mismos ojos en la "cocina" afista. Tuvieron constantes reuniones con él, ¿le pidieron que los acompañe en esos primeros pasos o él se ofreció a darle una mano?

   —El se ofreció a colaborar en todos los aspectos donde necesitamos trabajar en conjunto. Si es saludable para la institución, aceptamos manos solidarias. Minutos después de las elecciones, cuando nos vino a felicitar, nos aclaró que quería colaborar. Nos pareció un buen gesto y aceptamos sin remordimientos.

   "Hay muchas demandas de los socios que requieren trabajo en conjunto. Debemos dejar de lado cuestiones personales, es necesario sanear heridas, corregir lo que haya que corregir y apuntar al mejor club posible. Hay que mirar para adelante, Olimpo nos necesita a todos".

   —A ver... Muchos de ustedes no querían más a Dagna en el club y ahora parece que lo necesitan.

   —No. Si su colaboración es beneficiosa para el club, aceptamos que nos de una mano. Pero no a nosotros, a la institución, a las necesidades de los socios.

   —¿Y si Dagna quiere colaborar desde adentro, ser parte del grupo de trabajo de ustedes sin pertenecer a la lista Identidad Aurinegra?

   —Estatutariamente no puede unirse a nuestra lista. Puede trabajar en beneficio de la institución, en conjunto, no más de eso. Pero no lo puede hacer en el club ni involucrarse en nuestra Comisión Directiva.

   —Ahora, puede pasar que un socio te diga: "Colo, yo te voté y ahora veo que Dagna, de alguna manera, sigue ligado a Olimpo". ¿Qué le respondés?

   —En ese caso el socio estaría pensando en si mismo y no en el club. Tenemos que eliminar los personalismos, buscar la solución para todos, no el deseo personal. Y eso es igual para dirigentes de antes, de ahora, socios y toda la gente que trabaja por el club.

El primer objetivo: “Recuperar los socios perdidos”

   "No puedo creer y me duele el alma cuando pienso en los socios que se han perdido. Los que se generaron no llegan ni a la mitad de los que se fueron; es muy cruel", sostuvo Altieri.

   Y agregó: "Reconozco que se incrementaron las actividades, pero te juro que hay gente de Olimpo de muchísimos años que dejó de ser socio por un montón de cuestiones: desilusiones, porque no fue más el cobrador a sus casas, porque perdieron la identidad con el club, porque perdieron las ganas de ir a la cancha, porque están hartos que en todos los torneos se traigan un montón de refuerzos, porque no tienen un espacio en el club para ser utilizado, porque no cuentan con beneficios más allá de entrar gratis a la cancha... En fin. Y eso sin tener en cuenta las complicaciones que genera la falta de facilidades y variantes de pago".

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias