La Omelette Gigante, una tradición que es garantía de éxito

133º Aniversario de Pigüé

La Omelette Gigante, una tradición que es garantía de éxito

4/12/2017 | 15:50 | Miles de personas disfrutaron de este particular plato en forma gratuita. Al cierre, la fiesta concluyó con el recital de La Princesita Karina. Mirá todas las fotos.

La Omelette Gigante, una tradición que es garantía de éxito

A las 13.28 de ayer se invitó a degustar en forma gratuita la Omelette Gigante a las miles de personas que se habían dado cita en el parque pigüense. Fotos: Agencia Pigüé.

Jorge Sandoval / laregion@lanueva.com

   No fue sencilla -en esta oportunidad- la realización de los festejos anticipados por el 133º aniversario de la fundación de esta ciudad. El tiempo pareció conspirar en contra, además de los rumores que anticipaban un decreto de duelo nacional por los 44 héroes del submarino ARA San Juan, que en la previa plantearon algunas dudas sobre el éxito de este evento.

   Sin embargo, ayer amaneció soleado y con una agradable temperatura, permitiendo así el cumplimiento de la grata costumbre de la realización de la Fiesta de la Omelette Gigante.

   El evento se pudo llevar a cabo ante una verdadera multitud que sobre el mediodía colmó el parque municipal Fortunato Chiappara, dándole un espléndido marco a una jornada que también tuvo el desfile de instituciones por las calles internas del parque y un final a todo ritmo -al cierre de esta edición- con la actuación de La Princesita Karina.

(La foto del final, con todos los cocineros de la cofradía).

   “Siempre somos optimistas. Por eso, cuando me llamaron de una agencia de noticias para decirme que iba a llover, le respondí que nosotros tenemos garantizado buen tiempo; y esa misma persona me llamó hoy (por ayer) para decirme que tenía razón”, dijo entre sonrisas José María Besada, uno de los cinco Grandes Maestros de la Cofradía Mundial de la Omelette.

   En esta ocasión, quien amenizó musicalmente mientras se elaboraba el singular plato -único en Sudamérica- fue una de las visitantes, Sylvie Pulles, quien con su acordeón deleitó a los presentes con música popular de Francia. Ella, junto a André Belou, Henri e Ivette Marcenac, de Bessières, fueron distinguidos como Caballeros de Honor de la cofradía pigüense.

   Además de la delegación francesa, país donde se inició esta simpática costumbre, por primera vez se sumaron representantes de Dumbea, Nueva Caledonia, siendo distinguida Reine Marie Chenot, presidenta de la cofradía de su país, donde también es una activa participante en política, ya que entre otros cargos fue diputada provincial.

   Como es habitual, se distinguió a algunos de los locales, siendo elegidos en esta ocasión Marisol Montalbán, del área de Turismo, por su labor para que la fiesta sea declarada de Interés Turístico Nacional, y Sebastián Di Próspero.

   También pudieron verse las cámaras de "Cocineros Argentinos", que se emite por la TV Pública, y el conocido periodista Mario Markic (foto), quien hizo notas que se verán este viernes en "Telenoche", por canal 13, y en fecha a determinar en el programa "En el camino", que conduce desde hace 21 años por la señal de TN.

   Todo comenzó a las 11.37. Después del himno nacional se realizó un minuto de silencio por los héroes del ARA San Juan y por los cofrades locales Octavio Ducós y Milena Pomiés, desaparecidos físicamente este año. Posteriormente se colocó el sartén sobre el fuego y a las 11.56 se comenzaran a romper los huevos uno a uno.

(El intendente Hugo Corvatta, uno de los entusiastas caballeros).

   A las 12.27 se vertió el aceite, seguido por el jamón cocido y la ciboulette, el perejil y la cebollita de verdeo. El momento más esperado llegó 15 minutos después, cuando se vertieron los 17.000 huevos: 16 mil sobre el sartén principal, de 4,2 metros de diámetro y 1.000 en la que se elabora en otra más chica y en un preparado apto para celíacos.

   Finalmente, a las 13.18 se invitó a degustar gratuitamente la elaboración a las miles de personas que había en el lugar, demostrando que la fiesta pigüense cuenta con una convocatoria que excede largamente lo local y regional.

   Tras el almuerzo, donde también se pudo ver trabajar a destajo a las cantinas montadas en derredor -por ejemplo, se cocinó una vaquillona al spiedo- se pudo disfrutar de la exposición comercial e industrial, un paseo de artesanos, pilcheros y un parque de diversiones.

   Al caer la tarde llegó el tradicional desfile de instituciones, cerrando la fiesta la actuación de La Princesita Karina, ante una verdadera multitud que colmó el anfiteatro Ulises Parayre.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias