El Súper Mundial de Clubes toma forma

3/12/2017 | 21:21 | El criterio de clasificación se aplicaría sobre la base de las ubicaciones logradas en las principales copas continentales y el ránking respectivo de cada Confederación.

Por
Néstor Ávila.

Fútbol y negocio van de la mano. En esa dirección, la FIFA trabaja sin pausas con la intención de generar atractivas competiciones internacionales, abrir nuevos mercados y atraer millonarios ingresos.

Empeñada en revolucionar el universo de la pelota, el organismo con oficina central en Zurich planea la organización de un Súper Mundial de Clubes para 2021. Sería en reemplazo de la Copa de las Confederaciones, que consagró a Alemania como reciente campeón de este torneo en camino de quedar en la historia. El proyecto se encuentra en plena elaboración, aunque ya trascendieron algunos detalles de su posible estructura.

En principio se disputaría cada cuatro años, en el mes de junio, con la participación de 24 equipos de los cinco continentes. Europa encabezaría la nómina con 12 representantes, seguido de América con 7 (5 de la Conmebol y 2 de la Concacaf), África y Asia con 2 cada uno y Oceanía, que aportaría la plaza restante.

El criterio de clasificación se aplicaría sobre la base de las ubicaciones logradas en las principales copas continentales y el ránking respectivo de cada Confederación.

Así, por Europa, irían los últimos cuatro ganadores de la Champions League, los cuatro finalistas y los otros cuatro con mejor coeficiente de la UEFA. En el borrador que llegó a manos del presidente Gianni Infantino hoy estarían Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Juventus, Bayern Munich, PSG, Sevilla, Manchester City, Borussia Dortmund, Benfica, Arsenal y Porto.

En Sudamérica, por su parte, los equipos argentinos aumentarían sus posibilidades de jugarlo y podrían ser varios a la vez. Intervendrían los campeones de las últimas cuatro ediciones de la Libertadores y el conjunto con más puntos del escalafón que anualmente elabora la Conmebol.

A manera de ejemplo, si se disputara el año venidero, por nuestro país tomarían parte del novedoso certamen San Lorenzo (vencedor en 2014), River (2015) y Boca (por coeficiente), a los que se agregarían Atlético Nacional de Medellín (2016) y Gremio de Porto Alegre (2017).

El formato tentativo comprende ocho zonas de tres equipos. Los mejores de cada grupo pasarán a cuartos de final. Los dos clubes que consigan llegar a la final habrán afrontado un total de cinco partidos, por lo que se especula que la cita podría desarrollarse en solo 20 días.

Como se venía haciendo con la Copa de las Confederaciones, la sede sería el país encargado de albergar la Copa del Mundo del año siguiente. No obstante, en este caso, se tornaría imposible programar el torneo en Qatar al tener un verano incompatible con la práctica del fútbol.

La solución para ese obstáculo climático parece sencilla, de momento que los petrodólares serían rápidamente reemplazados por los millones de otra poderosa economía mundial. Sí, ya muchos pensaron en China como destino ideal para iniciar con la gran apuesta que estudia la FIFA.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias