Notas y comentarios.

Momento de parar la pelota

La columna semanal de Ricardo Salas, corresponsal de La Nueva. en La Plata.

Por: Ricardo Salas

   “Nadie se está apropiando de los recursos de los jubilados”, se plantó la gobernadora María Eugenia Vidal. Desde lo gestual, en términos políticos, concretó una fuerte defensa de la reforma previsional que impulsó el Gobierno nacional, en buena parte ante la necesidad de financiamiento del pacto fiscal y de la restitución del Fondo del Conurbano.

   El nuevo esquema ubica a la mandamás bonaerense como la “gran ganadora” de la pulseada. Por eso, el abanico legislativo de Cambiemos salió a celebrar el “coraje y la decisión política” de Vidal por tomar medidas de fondo necesarias para sacar adelante la Provincia.  

   “Ser valiente en política no es usar la violencia para imponer ideas. Es terminar con los privilegios de años”, dijeron tras lograr derogar las denominadas “jubilaciones de privilegio” que beneficiaban a exgobernadores y sus exvices, conjuntamente con diputados y senadores.

   “En una Provincia donde hay tanto por hacer, donde tantos vecinos sufren necesidades, sin dudas los primeros que tenemos que dar el ejemplo somos nosotros" fanfarroneaban senadores oficialistas fuera del recinto. El amplio proyecto gubernamental tiene como objetivo terminar con “los privilegios para la clase política".

   La “mini” reforma al régimen jubilatorio que empezó por los trabajadores del Banco Provincia posiciona a una enérgica Vidal a la hora de achicar el gasto público. El argumento utilizado fue que esa caja de jubilaciones es deficitaria en casi $ 6 mil millones anuales. “Es un tumor que si no extirpamos de forma urgente va a poner en riesgo a las actuales y a las futuras jubilaciones”, afirmó el diputado Marcelo Daletto.

   Lo cierto es que ya sobrevuela en el microclima político la supuesta, por ahora, intención gubernamental de modificar el esquema general de jubilaciones que depende del Instituto de Previsión Social (IPS). Incluidos los del sector docente. 

   En líneas generales, las disímiles orillas del PJ (halcones K y palomas “dialoguistas”), al igual que el massismo, advierten que ese “saqueo previsional”, como lo llaman, continuará el año que viene con la denominada “armonización” de los fondos del IPS. Creen que el ajuste jubilatorio en el Bapro es la primera avanzada del Gobierno sobre las cajas previsionales de la Provincia. 

   En un contexto ardiente y de irritabilidad política que contagió el clima social pudo observarse una Legislatura que estuvo virtualmente enjaulada por un fuerte vallado de seguridad.  “Cuando los que gobiernan plantean leyes que traen felicidad al pueblo, no necesitan cerrar ninguna puerta de entrada”, ilustró la diputada de Unidad Ciudadana, Florencia Saintout.

   “En campaña no dijeron toda la verdad a los votantes que ayudaron a ganar a Cambiemos. No vamos a ser cómplices de este ajuste de Vidal”, señalan cuestionando el marketing del Pro, e inevitablemente invitan a recordar aquella fábula del escorpión que en medio del río lo traiciona su naturaleza y, aun sabiendo que ello le costará la vida, le clava su aguijón a la rana que le está ayudando a cruzarlo.

   Distintas agrupaciones sindicales denuncian “persecución laboral y despidos de Navidad” en distintas reparticiones de la gestión bonaerense y que peligran los contratos de muchos más trabajadores. Incluido, un cese masivo a  suplentes y provisionales sin título habilitante del sector docente.Una decisión que puede recalentar la negociación paritaria para el ciclo lectivo 2018 con la Provincia.

   Vidal tiene decidido apuntalar el vértigo legislativo para conseguir los fondos que prometió Macri. Pretende la adhesión de la Provincia al pacto fiscal que el Gobierno nacional alcanzó junto a otras 22 provincias y que se traduce en plata fresca para el tesoro bonaerense. A eso también deberán adherir los intendentes con el compromiso de no subir el gasto corriente ni la planta de personal municipal.

   “Si la Gobernadora va a ser beneficiaria de los fondos nacionales a costa del hambre de los jubilados debería entender que no debería tensar la cuerda con otros sectores de trabajadores de su provincia”, afirmó la jefa del bloque de senadores de Unidad Ciudadana, Teresa García.

   Y así, mientras Vidal decidía echar al titular de Hidráulica, Rodrigo Silvosa, por retrasos en el plan de obras en municipios con recurrentes inundaciones, dentro de la Gobernación se confirmaba que el exsabueso de ARBA, el bahiense Iván Budassi vuelve con el cargo de subsecretario coordinador del ministro de Gobierno, Joaquín de la Torre, y tendrá bajo su órbita la Dirección Provincial del Registro de las Personas y el área de Seguridad Vial.

   En tanto, y con el aval K, el intendente de Ensenada, Mario Secco, (procesado por disturbios en medio de un “cuarto intermedio” en el recinto de Diputados), agitó la sospecha de que la Gobernadora lo quiere ver “preso” para “disciplinar” al resto de los intendentes peronistas.

   "Cada vez que tienen que dar respuesta a la Justicia acusan que hay persecución política. Deberían hacerse cargo de que formaron parte de un gobierno que robó, mintió y se maneja de manera patoteril", contestan desde Cambiemos.