Editorial de tapa

Sobre mafias y mafiosos

Por: Fernando Monacelli

Fernando Monacelli

   El Parque Industrial de Bahía Blanca fue el escenario de uno de los operativos contra el narcotráfico más graves de la Argentina: se incautaron 1.500 kilos de cocaína, que habían sido escondidos y acondicionados por un cártel de mexicano, dentro de bobinas, en un galpón del corazón de ese predio. 

   Ahora, pocos meses después de aquel episodio que desacreditó a la ciudad ante los ojos del mundo, todo se pone de revés, y termina siendo nada menos que Raúl Carrete, responsable máximo del Parque Industrial donde se armó el megacargamento de droga para ser exportado, quien se lanza a tildar de “mafiosos” a un grupo de personas, entre ellas a las autoridades municipales, empresarios y el director de este diario, Gustavo Elías.

   Rápidamente, las temerarias acusaciones de Carrete quisieron atribuirse a una reacción defensiva frente a la posibilidad de que un sector de los socios del Parque Industrial le quitara su cuota de poder, durante una asamblea que se realizaría pocas horas después. Es decir, Carrete dijo lo que dijo solo para que no lo corrieran del cargo que usufructúa.

   Sin embargo, podría haber otra forma de analizar sus calumnias, que fueron aplaudidas por algunos otros actores locales, como los integrantes de la Corporación del Comercio, la Industria y los Servicios.

   Es que este diario, cuyo director fue una de las personas calumniadas, viene llevando adelante una constante batalla contra las verdaderas mafias, que se expresó en acciones concretas como la denuncia pública por extorsión contra las exautoridades de la UOCRA local; el convenio de transparencia firmado en la Unión Industrial por distintos sectores del trabajo, la prensa y las empresas; las notas periodísticas en la que se visibilizó a los narcos locales que utilizan menores de edad para traficar drogas o el trabajo que expuso la pasividad de algunas autoridades judiciales a la hora de capturar prófugos, trabajo que recibió hace pocos días un reconocimiento por parte del presidente de la Corte Suprema de Justicia y la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas.

   En esta misma línea, también participa el portal de noticias labrujula24.com, en la labor del periodista Germán Sasso, quien ha denunciado casos de narcotráfico y trata de personas en la ciudad, acciones por las que vive amenazado y que fueron felicitadas frente a los principales medios del país por parte de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

   La pregunta, entonces, cae de madura. ¿Cuál es el verdadero interés del señor Carrete o de quienes lo impulsan a sus acusaciones absurdas? 

   Porque al contrastar sus dichos con los hechos de la realidad cualquiera podría conjeturar que hay en la ciudad actores y sectores que buscan esmerilar la credibilidad de quienes se oponen a que las mafias (las verdaderas, no las inventadas) se instalen en Bahía Blanca y conviertan nuestro futuro en su botín.