Economía y campo.

La Nación aprobó el observatorio de zonas francas

El Ministerio de Educación dio el visto bueno para la creación de un observatorio que había sido presentado como proyecto por dos departamentos de la UNS.

   El Ministerio de Educación de la Nación aprobó el Observatorio de Zonas Francas en la convocatoria pública de proyectos de “Universidad y Desarrollo” presentado por los departamentos de Ciencias de la Administración y Economía de la Universidad Nacional del Sur, conjuntamente con el ente Zona Franca Bahía Blanca-Coronel Rosales y los municipios de Bahía Blanca y Coronel Rosales. Forman parte del proyecto como entidades asociadas la UIBB, la Uciapa, Puerto Rosales, el Polo Tecnológico de Bahía Blanca y el Concesionario de ZFBBCR, Zona Franca Buenos Aires Sur.

   La convocatoria se orientó a buscar la solución de problemas urbanos, ambientales, sociales, socioproductivos y culturales, entre otros, identificados por las instituciones universitarias en conjunto con los gobiernos local y provincial.

   Se presentaron 278 proyectos de los que resultaron seleccionados y aprobados para su financiamiento 28 por un total de $39.253.996. Al Observatorio se le aprobó un presupuesto de $1.227.241 para una tarea que demandará 18 meses pero con el compromiso del ente ZF de asegurar su continuidad.

   “La Nueva.” se reunió con Clarisa Bottini de ZFBBCR, Morena Rossello de la Municipalidad, Lucrecia Obiol y Mariela Scudelati de los departamentos de Ciencias de la Administración y Economía de la UNS, para consultarles sobre las expectativas en relación a la constitución del observatorio y el posible impacto en el desarrollo local y regional.

   --CB: La zona franca ha sido una de las plataformas de desarrollo que en sus inicios más expectativas generaron en los municipios parte, así como en todo el sudoeste bonaerense (SOB). Los avances logrados el último año pueden mostrarse en los beneficios del trabajo conjunto entre las comunas, los puertos de Bahía y Rosales, las universidades, las entidades empresarias; y que debe servir para permitirnos cumplir las expectativas de ser un verdadero motor de desarrollo para el SOB. Pero detectamos que no existían informes técnicos ni mediciones del impacto económico, impositivo y social de un nuevo modelo de zona franca. 

   --MS: El objetivo que nos trazamos es establecer y monitorear variables clave relacionadas con la influencia de la zona franca en la región, generando información que se convierta en un insumo estratégico para la toma de decisiones, contribuyendo así a impulsar el desarrollo local. Específicamente se espera contar con un ente capaz de observar el impacto de esas variables, determinar su relevancia socioeconómica, tributaria y aduanera en el modelo actual y en uno potencial de última generación. 

   --LO: El Observatorio de ZF tendrá a su cargo generar y gestionar un espacio de construcción colectiva de conocimiento, permitiendo así a los gobiernos local, provincial y nacional la formulación de políticas que promuevan la innovación y el progreso desde distintas dimensiones del SOB. Permitirá a los actores de zona franca disponer de mayor información para un mejor diseño e implementación de estrategias, con el fin de mejorar la eficiencia y la competitividad de cada una. La comunidad tendrá acceso a valiosos datos sobre el funcionamiento y la operatoria de la zona franca, promoviendo así la incorporación de nuevos usuarios. Todo lo mencionado incentivará el desarrollo del entramado productivo local.

   --MR: La propuesta pone especial atención en el desarrollo productivo local, para fortalecer las cadenas productivas locales y regionales. En función de ello, desde el inicio Héctor Gay se comprometió a trabajar en conjunto con la casa de altos estudios para ofrecer soluciones a través de la participación activa y efectiva de funcionarios y profesionales miembros del gobierno local y de la provisión de datos oficiales que fueran requeridos.