Con el campo.

Se pueden ahorrar hasta $ 3.200 por mes en la compra de verduras con una huerta familiar

Especialistas del INTA llevan un programa agroecológico hace 2 años para ayudar a familias humildes y en una superficie de 152 metros cuadrados.

   Una huerta familiar permite ahorrar hasta $ 3.200 en compra de vegetales al mes, según determinaron tras dos años de relevamiento especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) AMBA. 
   
   Presentaron un informe que analiza la producción de verduras agroecológicas y compara sus rindes con los precios de venta mientras que se estimó, además, que una huerta de 152 metros cuadrados permite obtener más de 1.150 kilos de alimento.

   "En apenas 152 metros cuadrados es posible cultivar más de 1.150 kilos de verduras que, en términos económicos, equivalen a alrededor de $ 3.200 por mes", sostuvo el reporte. 

   Esta cifra representa cuánto puede ahorrar una familia al producir sus propios alimentos con una huerta agroecológica. 

   Así lo afirmó un estudio del ProHuerta, el programa del Ministerio de Desarrollo Social y del INTA, llevado a cabo durante dos años por especialistas del instituto en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

   "Bien manejadas, las huertas tienen un rinde bastante estable", dijo Francisco Pescio, coordinador del ProHuerta en la región AMBA-Delta, quien precisó que, en la superficie estudiada -propia de zonas periurbanas y rurales-, se logró una productividad de 7,5 kilos de hortalizas por metro cuadrado. 

   Agregó: "Vimos día por día cuánto representaba esa cantidad en los costos de verdulería y nos dio un ahorro equivalente a unos $ 3.200 por mes gracias a la huerta". 

   Para hacer el cálculo, los técnicos del INTA tuvieron en cuenta la variación estacional en el valor de las hortalizas y tomaron como base los precios mayoristas del Mercado Central de Buenos Aires ajustados a precio minorista, para asimilar los valores a las verdulerías. 

   No obstante, las huertas que promueve el programa otorgan un valor diferencial a los productos debido a sus características agroecológicas.

   De acuerdo con Pescio, el ahorro alcanzado es significativo, en particular, para el público objetivo del ProHuerta: "El programa está pensado especialmente para familias en situación de vulnerabilidad, que a veces no pueden comprar verduras, y en este sentido, es importante que puedan producir alimentos saludables y nutritivos para su autoconsumo". 

   Además, señaló el extensionista, "los huerteros suelen compartir su cosecha con otros familiares y vecinos y, eventualmente, es posible que comercialicen los excedentes".