Salud.

Vino: un aliado de la salud

Los polifenoles, uno de sus componentes, ayuda a prevenir la enfermedad cardiovascular; mientras que el resveratrol es neuroprotector y tiene función anti-edad.

   La Sección Polifenoles, Vino y salud de la IV Cátedra de Medicina Interna del Hospital de Clínicas reveló estudios que indican que el consumo moderado de vino ayuda en el cuidado de la salud ya que más de sus 500 componentes sirven para prevenir enfermedades.

   Se demostró que el consumo diario recomendado de vino es de 125 centímetros cúbicos (cc) para la mujer y 250 cc para el hombre. Y es importante resaltar que en mayores proporciones se disminuyen sus beneficios saludables. 

   Un estudio realizado en la década del 80 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en donde se estudiaron los hábitos de consumo en 26 países, dieron como resultado que en Francia a pesar de su alto consumo de grasas, la mortalidad per cápita era baja.

   "Esto se explicó debido a su dieta en la que se incluían antioxidantes como el vino", destacó Raúl Francisco Pastor, jefe de la Sección del Hospital de Clínicas. 

   Pastor, que es experto en vino y salud del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV Mendoza) y Experto en Seguridad Alimentaria y Consumo, Nutrición y Salud de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV, París, Francia), destacó que "los Polifenoles presentes en la piel de la uva y el Resveratrol que ayudan a la prevención y reducción del estrés oxidativo".

Los numerosos mitos que fueron generando las pastillas anticonceptivas

   "El cual es la consecuencia del proceso de producción de energía en donde se dañan los sistemas que producen antioxidantes propios causando un desequilibrio entre los oxidantes y los antioxidantes propios de las células", afirmó el especialista.

   Pastor indicó que "los Polifenoles, más presentes en vinos tintos, son poderosos protectores que permiten evitar una de las principales causas de mortalidad en Argentina: la enfermedad cardiovascular. Esta consiste en la obstrucción de arterias que deriva en un infarto".

   "Los antioxidantes como el Polifenol, impiden que el colesterol se oxide y se acumule en las paredes arteriales y aumenta su transporte hacia el intestino", añadió.

   Por su parte, el Resveratrol tiene cuatro acciones fundamentales en el cuerpo humano: Es cardioprotector, neuroprotector, previene las células cancerígenas y tienen una función anti-edad.

   "Al aumentar la circulación sanguínea, mejora la salud intelectual de las personas. Amparados en varios estudios realizados sobre el consumo de alcohol y de vino en particular, la comunidad científica acepta que, dentro de los parámetros establecidos, el consumo diario y moderado de esta bebida nacional es saludable, disminuyendo la mortalidad", concluyó. (NA)