CARTAS Y SUGERENCIAS

Vida y mensaje de Mirta

16/11/2017 | 17:50 | Escribe Silvia Durand / Voluntaria del Centro Luis Braile de Bahía Blanca

Este es un mensaje, un testimonio, de una mujer valiente, luchadora, que pudo continuar con su vida a pesar de las distintas adversidades que se le presentaron: su nombre es Mirta. Ella nos quiere decir que se puede, que es posible salir adelante, siempre que nuestra fuerza interior sea capaz de no sentirse derrotada.

Mirta se casó muy joven, a los dieciocho años, y diez años después nació su primera hija. El parto fue por cesárea y una mala praxis le afectó el nervio óptico. Esto hizo que perdiera completa y definitivamente la vista de ambos ojos.

Su madre política le ayudó un tiempo a sobreponerse, pero luego debió radicarse en otra provincia. Un año y dos meses después quedó nuevamente embarazada y tiempo después nació su segunda hija.

Al principio su vida no fue fácil, estuvo cinco años sin salir de su casa. Cuando ingresó a la Escuela 507 sus días cambiaron; tres meses después comenzó a salir sola. Su esposo comenzó a tener problemas de salud causados por el cigarrillo y la depresión. En esa época ella era el eje de su casa, debía encargarse de sus dos hijas pequeñas, así como de su esposo debiendo, incluso, ayudarlo a bañarse, además de atender a su medicación.

Creyó y cree en Dios, eso fue lo que le permitió no bajar los brazos. Actualmente tiene una vida social, con trabajo en el Centro Luis Braile y amigos. Sus hijas están casadas y tiene nietos, Es querida por su familia, sus amigos y sus vecinos, quienes siempre le tienden una mano.

El bastón pasó a ser un amigo y compañero indispensable y cada uno de sus seres queridos pasó a ser otro bastón. Ella nos dice: “No lo rechaces”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias