EDITORIAL

Improvisados

7/8/2016 | 19:17 |

Es incomprensible que el presidente de la Nación haya elegido para conducir la central de inteligencia de la Nación a dos personas incompetentes en la materia. Entiéndase bien, no venimos a decir, ni mucho menos, que Gustavo Arribas y Silvia Majdalani sean deshonestos o malos ciudadanos o unos perfectos inútiles. Solo afirmamos que la conducción de la AFI les queda demasiado grande.

Carecen de antecedentes válidos para manejar un organismo de semejante importancia y resultaría contraproducente que, a esta altura, llegasen para aprender lo que no saben.

No cabe en ninguna cabeza bien formada que la dirección de la inteligencia del Estado les sea dada a dos novatos. Improvisar en este campo es como jugar con fuego. Los senadores, pues, deberían pensar dos veces antes de darles el acuerdo en la Cámara Alta del Congreso.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias