EDITORIAL

Justicia legítima

20/8/2016 | 21:28 |

El juez federal de Mar del Plata, Alfredo López, a cargo de la causa por las agresiones enderezadas días atrás en esa ciudad contra el presidente Mauricio Macri, no se anduvo con vueltas a la hora de establecer responsabilidades y dijo cuanto otros, cobardes por naturaleza, callan.

El magistrado denunció que la fiscal federal Laura Mazzaferri no solo se negó a recibir el informe de los actos que se investigan aportado por las fuerzas de seguridad, sino que, además, obstaculiza la causa. Pero lo más importante fue lo que expresó luego: “Si el Gobierno no toma cartas en el asunto para hacerles juicio político a los integrantes de Justicia Legítima, le van a hacer la vida imposible”.

Dicho de otra manera: mientras no sea desplazado el poder kirchnerista enquistado en la Procuradoría General, a cuyo frente revistan Alejandra Gils Carbó y la corte de fiscales militantes que la secundan, la estrategia de venganza política instrumentada por el gobierno anterior seguirá su curso.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias