Olimpo se mereció ascender al TNA

Por Luciano Mutti / Sección Deportes

   Con orgullo en La Nueva. podemos decir que fuimos EL ÚNICO medio que estuvo presente en toda la campaña del Olimpo en este Torneo Federal de Básquetbol, un certamen al que entró por la ventana y se retiró por la puerta grande: ascendiendo al Torneo Nacional de Ascenso.

   De menor a mayor fue conformando las fichas, con base y estirpe bahiense y jugadores consagrados a nivel local, como Mauricio Vago, Lucas Marín, Luciano Fortelli, Cristian Victoria más los juveniles (no por eso menos valiosos) Cristian Miguel, Emilio Giménez, Agustín Sánchez, Franco Ruesga y Facundo Arens.

   Los "importados" fueron Lucas Villanueva, Lorenzo Capponi y la incertidumbre que generaban los 43 años del estadounidense Jervaughn Scales.

   Así se fueron armando para ponerle el pecho a un lindo desafío.

   Y luego, la confirmación de que Daniel Allende le dejaría el lugar a Franco Maceratesi por razones de salud. Toda una responsabilidad para el joven DT. Pero qué linda oportunidad, ¿no?

   Casi sobre el cierre del libro de pases llegó el fichaje-estrella de Marcelo Piuma, una garantía en este nivel del básquetbol argentino.

   Y a la cancha.

   Ya en el baile logró su primer sueño: repatriar al hijo pródigo, el "Pollo" Juan Pablo Morán. Entonces sí, el objetivo fue pensar en grande.

   Y más allá de las vicisitudes, como que el fichaje de Scales resultó un fiasco o el virus que tuvo a maltraer a Fortelli o la pubalgia que marginó a Vago, la cultura de sacrificio aurinegra ya estaba en marcha. No podía frenar la máquina.

   El equipo fue tirando líneas de que podía. Pero, por sobre todo,

   Algo se percibía. Pero la primera sensación cierta de que Olimpo pedía pista en el TNA la tuve cuando, con mucha personalidad, obtuvo el juego inicial de la serie contra Gimnasia, en La Plata.

   El "Lobo" había perdido apenas un partido en casa. Y Olimpo fue y le birló la ventaja de campo. Después hizo los deberes en el inexpugnable Tomás y que pase el que sigue...

   El que siguió fue el poderoso Platense, dueño del N° 1 de todo el Torneo Federal.

   Y ocurrió lo mismo: el aurinegro se juramentó traer algo de Vicente López y ganó el primer choque. Después lo remató en Bahía, sin sobresaltos en el tercer cotejo y con mucha angustia en el cuarto, sin Marín por lesión y sin Piuma en los últimos 5 minutos por faltas.

   Por un gusto personal, le doy un párrafo aparte al "Pollo" Morán: es uno de los mejores jugadores que vi en mi vida y una gran persona.

   Por la cultura de sacrificio, la estirpe aurinegra y una historia que lo respalda, no es casualidad el ascenso al TNA de Olimpo. Es muy merecido. Y me saco el sombrero.

   La ciudad basquetbolera, también agradecida.

   ¡Salud!