¿Quién murió?

Por Laura Gregorietti / Sección Sociedad

Por Laura Gregorietti / Sección Sociedad

   -¡Se murió Grondona! -me dijeron esta mañana.

   -¿El periodista? -pregunté asombrada.

   -No... (risas) el de la AFA, el "viejito mafioso", el que manejaba el fútbol argentino.

   Y me agregaron detalles.

   -Para que te des una idea del poder de este tipo, era el que también manejaba las finanzas de la FIFA sin hablar una sola palabra de inglés -me acotaron.

   Como para que terminara de darme cuenta de la ¿importancia? de quien se había muerto esta mañana.

   Mafioso o fenómeno, la verdad es que para mí, el tema no dio para más de 5 minutos: me sinceré y confesé que el fútbol no me interesa, que no me moviliza para nada.

   Veo los partidos de la selección nacional porque hay un “sentimiento en juego” y mi marido, por suerte, prefiere el básquet.

   Admito que el fanatismo y los dires y diretes sobre el capo del fútbol no me provocaron más que una reflexión que sobrepasaba el hecho de la muerte en sí y era sobre si “correría sangre” en la búsqueda de quien sucedería semejante puesto de poder, en vista de lo que me contaron y sabiendo de todo el dinero que mueve el fútbol.

   Pero como dice la frase que tenía “Don Julio” en uno de sus anillos y un diario de Buenos Aires mostró en una foto de su portada web: “Todo pasa”...