La ciudad.

UNA ANALISTA EXPLICA POR QUÉ

Bahía está entre las ciudades que más basura por habitante genera

17/09/2017 | 08:30 | Ya supera el kilo diario y la tendencia de este año va en alza. Se acumulan más residuos que en otras urbes similares y aún en algunas de mayor complejidad, como La Plata.

Bahía está entre las ciudades que más basura por habitante genera. La ciudad. La Nueva. Bahía Blanca

Unas 130 mil toneladas de residuos por año se generan en Bahía. Casi la mitad son orgánicos.

Mario Minervino

mminervino@lanueva.com

Un estudio realizado por el Observatorio Nacional para la Gestión de Residuos Sólidos Urbanos (Girsu) ubica a Bahía Blanca entre las ciudades que más basura genera por habitante, en la categoría correspondiente a centros urbanos con poblaciones de entre 200 mil y 500 mil habitantes.

De acuerdo al análisis realizado por la entidad en 2016, para los 135 municipios bonaerenses, los bahienses generan 0,971 kilos por habitante por día, entre un 30 y un 50% por encima de otras localidades de similar número poblacional.

Y la tendencia está en alza: según los valores actuales aportados por Bahía Ambiental Sapem, hoy la cifra se ubica en 1,14 kilos.

Los bahienses generan unas 130 mil toneladas de basura por año. El presupuesto municipal asignado es de poco más de 150 millones de pesos, para atender tanto la recolección como el tratamiento de ese tonelaje, lo cual conforma el contrato más elevado del municipio, más allá de que lo tiene con una sociedad anónima -Bahía Ambiental Sapem- de la cual posee el 99% de sus acciones.

Con estos números, Bahía supera en generación de basura por habitante a localidades como Moreno (0,583 kh/hab/día, entre las más bajas de la provincia); José C. Paz (0,601), Pilar (0,613), Quilmes (0,708), San Miguel (0,821) y Esteban Echeverría (0,676). También a urbes de mayor población, como La Plata (0,862).

Por encima de Bahía Blanca, con un valor superlativo, se ubica San Isidro, que junta casi 2 kilos de residuos por día por habitante y Vicente López, con 1,569.

Para localidades de menos de 300 mil habitantes, los porcentajes bajan de manera significativa, con una media de 0,716 kg/hab/día, para lugares como Necochea, Azul o Tres Arroyos.

A qué se debe

Según los especialistas, una de las variables que influyen en esta dinámica es el nivel de ingresos económicos.

“La generación de residuos está directamente relacionada con el poder adquisitivo”, había dicho, tiempo atrás, Marcela De Luca, docente del Instituto de Ingeniería Sanitaria de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Las políticas públicas y los programas de reciclado también inciden en los resultados: “A mayor nivel de ingresos, mayor cantidad de basura que se genera. Y en los niveles de enterramiento empiezan a pesar las políticas o las medidas que se implementan para la separación de residuos”, agregó.

Ecoplanta, a baja marcha

En 2015, según un estudio de la UTN, la composición de la basura bahiense, con ligeras variantes según el circuito -ya que su composición varía de acuerdo al status social de los barrios-, es de 48% de residuos orgánicos, 18% de plásticos, 11% de papel, 7% de vidrio y 3% de metales.

La ciudad es de las pocas de la provincia que cuenta con planta de tratamiento de residuos. La misma está en Cerri y trabaja apenas en el 10% de su capacidad operativa, tratando 5 toneladas diarias.

Por otra parte, la Municipalidad puso en marcha el sistema de separación domiciliaria, teniendo a Ingeniero White como primer lugar para separar materiales orgánicos de inorgánicos antes de ser retirados por los camiones recolectores.

La metodología se desarrollará en 3.116 viviendas de esa localidad portuaria.

Los residuos húmedos -restos de comida, servilletas y pañales usados, yerba, chicles y colillas de cigarrillos- se recolectarán los lunes, miércoles, jueves, viernes y sábados.

Los martes, mientras tanto, será el turno de los secos (papel y cartón, recipientes descartables, envoltorios y bolsas de plástico, aluminio, latas, envases, vidrios, plásticos, telgopor, tetrabricks y sachets).