Diagonales platenses

DIAGONALES PLATENSES

Cifras para proyectar el futuro

13/11/2017 | 17:45 | La Provincia embolsaría unos 20 mil millones de pesos adicionales en 2018, más lo que ya percibe por coparticipación.

Por
Ricardo Salas

rsalas
@lanueva.com

La mandamás bonaerense María Eugenia Vidal enfrenta otra semana con calculadora en mano, después de lograr destrabar la discusión con los gobernadores por el Fondo del Conurbano.

Desde la sede gubernamental PRO-Cambiemos de calle 6 transmiten optimismo por el compromiso de la Casa Rosada a la hora de trabajar “acuerdos de largo plazo, previsibilidad y transformaciones”.

En la Legislatura celebran que el avance “reparador” después de años de injusticia, corone el esfuerzo y la voluntad política de la gobernadora.

Macri propuso en un “borrador” que la Nación asuma la carga de los recursos demandados por la Provincia, y habló de una restitución gradual, medida aceptaba también por Vidal, que debe analizar retirar la demanda ante la Corte Suprema de Justicia por la actualización del Fondo del Conurbano.

De acuerdo al esquema presentado y que debe ser fijado por ley, la Provincia embolsaría unos 20 mil millones de pesos adicionales en 2018, más lo que ya percibe por coparticipación se irá a 40 mil millones, y que se transformarían en 65 mil millones en 2019.

Observando el calendario, el número no es menor ante un 2018 que se encamina hacia un duro esquema de austeridad fiscal y ajuste estatal y municipal.

Es que las metas fiscales fueron ratificadas por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, las que fueron fijadas en un objetivo de déficit primario del 4,2% del PBI para el corriente año-, y anunció una meta del-3,2% para 2018 y de -2,2% para 2019, de acuerdo con datos oficiales de Hacienda.

En líneas generales, la posible compensación para el año que viene que propone el Gobierno nacional a la Provincia si se llega a un acuerdo con los gobernadores repara un escenario de años de inequidad en el reparto de recursos.

Claramente, la eliminación del tope del Fondo del Conurbano no tiene color partidario, pero no es un dato menor que, desde que asumió haya sido la gobernadora Vidal quién retomó la iniciativa política de tomar el toro por las astas.

Con ese millonario dinero adicional se podrían hacer muchas obras de infraestructura social y la estrella política de Vidal irá en franco ascenso. La llave de la reelección y quizá mucho más. Es la dirigente política con mejor imagen positiva del país. Por ahora se eligió el camino de la prudencia y el hermetismo habitual. Igual, esperan un desenlace favorable para la Provincia.

Memoriosos en las diagonales recuerdan la década de los ’90, cuando se diseñó como estrategia política durante la gestión bonaerense de Eduardo Duhalde como gobernador, la denominada “máquina de cortar cintas” por el entonces el ministro de Obras Públicas, Hugo Toledo, como táctica semanal para inaugurar obras.

Por cuerda separada, la gobernadora pretende que mañana se termine de “cocinar” la aprobación del Presupuesto y la Ley Impositiva para el año que viene en la PBA.

Si bien el oficialismo parlamentario de Cambiemos tenía otros tiempos, la propia Vidal y algunos de sus ministros, lograron avanzar con las negociaciones para abrochar el apoyo de los bloques de diputados y senadores que responden a Sergio Massa, Margarita Stolbizer y a distintos intendentes del PJ ortodoxo.

Como moneda de cambio, la gobernación negociará con los estratégicos aliados opositores algunos puntos que se vienen reclamando, como los del Fondo Educativo y cuestiones impositivas sectoriales.

Y, tal vez, algún reparto sutil de espacios de poder en el legislativo y en organismos estatales, como podría ser una silla en la mesa del directorio del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Se recurrió al juego de las alianzas tácticas individuales dentro de la Legislatura.

Si mañana se concreta el apoyo del massismo y otros legisladores “satélites” que terminan su mandato en diciembre, Cambiemos quedará a pocos votos de conseguir los dos tercios necesarios para aprobar el nuevo pedido de endeudamiento para el que pidió autorización el Ejecutivo “amarillo”.

También y a contramano de lo que opinan desde la oposición, el oficialismo indica que la ley de responsabilidad fiscal promueve un ordenamiento de las arcas municipales, y la “optimización” de los recursos de las comunas que muchas veces se caracterizan por tener un “desbarajuste fiscal”.

Teniendo en cuenta ciertos antecedentes, el Ejecutivo espera que los municipios asuman la responsabilidad de tener sus arcas ordenadas.

La Gobernación se mantiene firme pese a los “reproches” apenas conocidos los porcentajes de la cuestión impositiva: la suba del 50 % del Impuesto Inmobiliario Rural y del 56%, promedio del Inmobiliario Urbano. Inmobiliario Rural.

También tiene estabilidad la decisión política de aplicar rebajas para diversas actividades de Ingresos Brutos y la eliminación de la exención sobre las cooperativas que realizan actividades como supermercados.

Directamente, Carbap y Federación Agraria pronunciaron malestar ante el “impuestazo rural” previsto en el proyecto de Presupuesto 2018 que se debate puertas adentro del ámbito parlamentario.

“La intensa y constante presión tributaria que plantea (la PBA) se contrapone a las claras con el mensaje del presidente Mauricio Macri de gradualidad y cuidado del ciudadano, ya que desde el ministerio de Economía bonaerense se observa con más ahincó el excel administrativo que la real situación de los productores y su capacidad de pago”, dicen.

Afirmaron también que en esferas gubernamentales de calle 6, ya han quedado atrás los campos incendiados del sur bonaerense y las millones de hectáreas inundadas e improductivas que aún existen en la Provincia.

“Este gobierno devuelve los impuestos con obras” reaccionó días atrás el ministro de Agroindustria, Leonardo Sarquís.

También lo hicieron interlocutores válidos del arco legislativo de Cambiemos: “los planteos son entendibles pero en un Presupuesto, no solo están los impuestos sino el gasto y acá hay un gasto cada vez más grande en obra pública que se ve reflejado en beneficios para el interior y los productores”.