El mundo.

En el Pentágono

11S: Trump advirtió que Estados Unidos "no puede ser intimidado"

11/09/2017 | 18:32 | Los atentados de hace 16 años dejaron 3.000 muertos.

11S: Trump advirtió que Estados Unidos "no puede ser intimidado". El mundo. La Nueva. Bahía Blanca

Foto: Reuters

   Al presidir su primera conmemoración del solemne aniversario del 11S, el presidente Donald Trump dijo hoy que "el alma de Estados Unidos llora de pena" por cada uno de los casi 3.000 muertos que dejaron los atentados de hace 16 años, al tiempo que prometió derrotar a quien se atreva a amenazar al país.

   Dirigiéndose a una audiencia en el Pentágono, uno de los tres sitios atacados el 11 de septiembre de 2001, Trump aprovechó el aniversario del atentado de la red Al Qaeda para advertir a los fundamentalistas islámicos que "Estados Unidos no puede ser intimidado".

   "Aquellos que lo intenten se unirán a una larga lista de enemigos derrotados que se atrevieron a poner a prueba nuestro temple", dijo, desafiante, el mandatario republicano, al participar de su primer aniversario del 11S desde que llegó a la Presidencia, en enero pasado.

   Más temprano, Trump encabezó otro acto en la Casa Blanca en homenaje a las víctimas mortales de los atentados, que fueron cometidos con aviones de pasajeros secuestrados que se estrellaron contra el Pentágono, las Torres Gemelas de Nueva York y en un descampado en Pensilvania.

   En el Pentágono, el presidente enfatizó que las tropas norteamericanas están "persiguiendo y destruyendo sin descanso" a los "salvajes asesinos" que atentan contra "gente civilizada" y que osan poner a prueba el "temple" del país, y advirtió que no hay ningún "oscuro rincón" del mundo fuera del alcance de Estados Unidos.

   En la misma línea, su secretario de Defensa, James Mattis, recordó que Estados Unidos "aún sigue luchando" algunas de las batallas devenidas de la "guerra contra el terrorismo" declarada por Washington tras el 11S y subrayó la importancia de la participación internacional en esa contienda.

   "Nuestro ejemplo de liderazgo motiva a otras naciones a permanecer unidos frente a esta amenaza contra toda la humanidad, encarnada por maniáticos disfrazados de creyentes religiosos", declaró Mattis antes de ceder la palabra a Trump.

   A primera hora de la mañana, en la Casa Blanca, el presidente no sólo recordó a las víctimas de los ataques sino que además elogió a los miembros de equipos de emergencia que aquel día arriesgaron sus vidas para salvar o asistir a heridos o recuperar cuerpos.

   Acompañado por su esposa, Melania Trump, su hija Ivanka y su yerno y asesor, Jared Kushner, el mandatario quiso destacar la figura del sargento Isaac Ho'opi'i, quien, según comentó el presidente, aquel fatídico 11 de septiembre acudió a la llamada de emergencia emitida desde el Pentágono para participar, durante casi 40 horas ininterrumpidas, en las labores de rescate. (Télam)