Economía y finanzas.

INFORME DEL CREEBBA

Una canasta de marcas bajo precio costó $ 25.711 en Bahía

12/08/2017 | 08:15 | Según un relevamiento, unos 160 productos alimentarios, no alimentarios y servicios considerando las variedades más baratas subió 27 por ciento en 12 meses.

Redacción “La Nueva.”

Una familia bahiense de cuatro integrantes tuvo que reunir en el mes de julio 25.711 pesos para poder acceder a una canasta completa de bienes y servicios de las variedades más económicas disponibles en el mercado local, un 27,5 por ciento más con respecto a un año atrás, de acuerdo con el Centro Regional de Estudios Económicos de Bahía Blanca-Argentina (CREEBBA).

La llamada Canasta Económica que elabora el CREEBA se compone de los productos más económicos, como segundas marcas, marcas propias y marcas bajo precio.

En tanto, una canasta de consumo intermedia, es decir, con algunas primeras marcas en su composición y para un hogar de igual tamaño, denominada Canasta Estándar, tuvo un valor final en el mes pasado de $ 31.758,40, un 21,95% más con respecto a julio, pero de 2016.

Por su parte, una Canasta Superior tuvo un costo para la familia en cuestión de $ 38.182, un 18,44% más con relación a doce meses atrás.

La Canasta Superior está elaborada exclusivamente con primeras marcas.

Las tres canastas relevan 160 productos y no son las mismas que se utilizan para medir pobreza e indigencia.

El hecho de que las canastas más baratas -Económica y Estándar- subieron más que la más onerosa, sería producto de las posibilidades de sustitución con que cuentan quienes la eligen, en detrimento de las que deben optar por las otras.

Esto porque quien consume la Canasta Superior cuenta con posibilidades de sustitución a mano, por eso suben menos, cosa que no ocurre con quienes se inclinan por las más económicas. En concreto, quien consume las variedades más caras, puede reemplazarlas por las más baratas, pero quien ya las compra de antemano, esa posibilidad no está a mano.

La inflación bahiense

Luego de la desaceleración observada durante el mes previo, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) CREEBBA recobró impulso en julio y verificó un aumento del 1,8% en relación a junio.

En términos interanuales se evidencia un incremento general del 22,2% con respecto a julio de 2016 mientras que la inflación acumulada en la ciudad, transcurridos siete meses de 2017, alcanza el 13,3%.

Así las cosas, el séptimo mes del año se anotó la segunda suba intermensual más significativa desde enero,cuando el IPC CREEBBA se aceleró a razón del 2,9%.

Durante el mes de julio último en Bahía Blanca, el mayor aumento a nivel capítulos tuvo lugar en Vivienda con un alza del 3,4%.

El mismo respondió a la entrada en vigencia de las nuevas tarifas de electricidad en la ciudad para las categorías residenciales supuestas en el Índice y a incrementos en la actualización de contratos de alquiler.

Transporte y Comunicaciones se ubicó en segundo término, con un aumento del 2,7% debido a incrementos del 8,9% en las tarifas de taxis y del 5,7% en combustibles y lubricantes.

Bienes y Servicios Varios se ubicó en tercer término con una suba del 2,6%.

La misma respondió a alzas del 3,2% tanto en Artículos de tocador para la higiene y el cuidado personal como en cigarrillos en igual porcentaje y del 1,6% en Artículos de tocador descartables.

Salud se situó en cuarta posición con una variación del 2,3% influenciado por incrementos del 6% en aranceles de medicina prepaga y 1,2% en medicamentos y elementos para primeros auxilios.

Esparcimiento, con un alza del 1,8%, fue el restante de los capítulos que finalizaron el mes por encima de la inflación general debido a motivos estacionales (mayor demanda por vacaciones de invierno), liderando el rubro Hotelería y excursiones con un 5,6% y sumado a variaciones del 1,3% en Diarios y revistas.

El resto de los capítulos se ubicaron por debajo de la inflación general del mes.

Respecto de los precios de la canasta de veinte variedades básicas de alimentos en la ciudad, los ítems que más subieron fueron el tomate (36,9%), el café (10,4%), el pollo (9,5%), la harina de maíz (7,7%) y la yerba (6,2%).

En tanto, las bajas fueron lideradas por la naranja (6,0%), la papa (4,3%), la manzana (3,1%) y el arroz (0,5%).

¿Qué se espera para 2017?

El director de la consultora Analytica, Rodrigo Alvarez, proyectó una inflación de entre 21 y 22 por ciento para este año y coincidió con la política de metas de inflación aplicada por el Banco Central, aunque se mostró partidario de ir reduciendo en forma gradual el costo de vida.

“Las metas de inflación no son malas”, dijo Alvarez, aunque rescató las experiencias exitosas de Chile, país en el que la inflación no descendió de un momento para otro sino en forma gradual.

El experto consideró, además, que la Secretaría de Comercio “no puede pasar de los controles con una pistola arriba de la mesa a la incertidumbre”, sino que se necesitan “mecanismos de adaptación”.

Respecto del estado de la economía actual, consideró que “está recuperando fuerza”, está recuperando velocidad después de un despegue que ha sido muy lento, “que comenzó en el segundo trimestre del año pasado”.

Dijo que ese repunte “se extiende a cuatro trimestres consecutivos a un ritmo de crecimiento trimestral del 1 por ciento”.

Alvarez mencionó que “sectores que estaban en rojo repuntan, como la industria, y hay brotes verdes, como el consumo”.

“El modelo que está planteando el Gobierno requiere paciencia.

“Hay que entender que después de ocho años de acumulación de desequilibrios macroeconómicos, la soluciones no llegan de un día para otro”, sostuvo Alvarez.

En este sentido, sugirió que “la Argentina va a tener que acostumbrarse a una nueva normalidad de crecimiento” en el proceso de “ordenar la economía” y en el que se “restablezcan los incentivos” para que lleguen las inversiones y que “las tasas sean de 2,5 y 3 por ciento”, mientras destacó que los “precios de los commodities no son los que supimos tener”.

Con relación a la inflación, señaló que antes “se retroalimentaba, ya que los agentes económicos proyectaban la inflación pasada hacia adelante para extenderla”.

“Este gobierno hizo bien en fijar una meta del 17 por ciento para este año”, consideró Alvarez, pero estimó que “al venir de 40 puntos de inflación y seis puntos de ajustes de servicios públicos, ese objetivo no será cumplido”.

Dijo que el Banco central tiene que “mostrar compromiso con esa meta que planteó” y advirtió que “al mantener tasas de interés muy elevadas por encima de la inflación, la economía real sufre el alto costo del crédito”.

Dólar y precios

Los precios en supermercados de todo el país registraron aumentos promedio del 5% durante el último mes, como consecuencia de la sostenida suba en la cotización del dólar, según aseguró el vocero de la Cámara Argentina de Supermercados, Fernando Aguirre.

“La gran mayoría de nuestros proveedores vienen con listas de precios con aumentos promedio del 5%.

“Entonces, el fabricante trae incrementos y eso es muy difícil que no llegue a la góndola”, justificó el dirigente.

En declaraciones a algunos medios radiales capitalinos, Aguirre reconoció que las ventas de los supermercados “son muy bajas”, por lo cual aclaró que “a nadie se le ocurriría mover los precios por sí mismo”.

Según dijo, “todos los productos están teniendo algún tipo de aumento.

“Se esperaba que la suba del dólar tuviera efecto sobre los precios de la canasta básica. Y algo de eso está pasando”.

Los aceites y artículos de limpieza, entre otros bienes y servicios, registraron un aumento promedio del 8% en los últimos 30 días y fueron los productos que más aumentaron; los lácteos se incrementaron en un 5%.

#LaNuevaEncuesta.