Deportes.

Súper 20 de la Liga Nacional

Mostrando lo mejor al principio y al final, Bahía Basket soportó la lluvia de triples de Peñarol

11/10/2017 | 21:14 | Llegó a sacar 18 de luz y la visita, con 17-34 en triples (completó 17-37) se puso a 3. El final fue 101 a 89.

Mostrando lo mejor al principio y al final, Bahía Basket soportó la lluvia de triples de Peñarol. Deportes. La Nueva. Bahía Blanca

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Por Fernando Rodríguez / ferodriguez@lanueva.com

   En el principio del partido y en el final se vio lo mejor de Bahía Basket, para vencer a Peñarol, por 101 a 89, en su último partido como local en la fase regular del Súper 20.

Mirá las estadísticas del partido

   El cambio respecto de otros encuentros se evidenció desde el mismo inicio. Fjellerup sacó de juego a Cochran, la visita careció de variantes y Bahía capitalizó eso en ataque. La pareja Parodi-Johnson funcionó a la perfección y, en 3m45 el local escapó 10-2.

   La visita se replegó en zona, Iglesias respondió y la diferencia se estiró a 13-2. Bordignon fue un buen relevo del "Gordo", supo jugar con las ventajas, el equipo sumó diferentes vías de gol, se abrió la cancha, la metió de 3 puntos también y mantuvo la ventaja.

   No obstante, pagó caro los errores defensivos en las salidas de las cortinas y Slider clavó 3-4 en triples, siendo su máximo exponente para el global de 4-8 en ese rubro: 26-18 el primer cuarto.

   Peñarol insistió con su defensa zonal, y Bahía mostró mejoría para conjugar tiempo y espacios al momento de alimentar a Johnson. De todos modos, la dificultad la tenía atrás.

   Los marplatenses, utilizando el tiro de 3 casi como único recurso, castigaron y descontaron: 28-25.

   El regreso de Parodi a la cancha le devolvió solidez al juego local, Johnson sacó ventajas en la pintura, Gerson mostró voluntad y Jasen experiencia para jugar y que también lo hiciera el resto.

   Todo esto, sumado a la activa defensa perimetral, que impidió los cómodos tiros a distancia, le permitieron a Bahía sacar 18 de máxima a falta de 1m50 para el final del primer tiempo, que resultó 50-35.

   Al regreso de vestuarios, Peñarol se mostró más efectivo y simple que Bahía.

   El local se pasó mucho la pelota, pero no lastimó en los cortes o las caídas. Con el correr de los minutos esa falencia se fue desnudando y la visita se puso a 6 (2 triples y un libre de Gianella).

   Los ingresos de Jasen y Johnson equilibraron algo más al equipo. Anthony corrigió lanzamientos y Pancho tuvo un poco de voz de mando atrás, aunque Peñarol ganó el cuarto 26-21, aumentando su media de puntos, con 4-5 en triples nuevamente.

   Con 2 triples en el amanecer del último cuarto (5-8 acumulaba hasta ahí Slider) y una pelota interior, el milrayitas descontó a 4.

   La falta de gol y dominio de rebotes desestabilizó al local. "Pancho" fue quien, con más años que juego absorbió el juego. Aunque salió a descansar. Adentro, mientras tanto, Slider siguió apretando el gatillo de la ametralladora: ¡7-10 en triples hasta ahí y terminó con 7-12! Esa confianza se extendió al pibe Valinotti, que clavó otros 2 para, con un tremendo global de 17-34, ponerse a 3, con 4m10 por jugar.

   A partir de ahí, Fjellerup se calzó la capa de héroe y empezó a volar hacia el cesto, desplegando sus brazos como alas y afirmándose en sus piernas para ir hacia arriba. Así convirtió 2 dobles y falta, sostenido en el aire. Pura armonía. A eso se sumó un triple de Corvalán y Bahía se oxigenó a falta de 2m35: 95-85.

   La sequía de gol de Peñarol, Bahía la transformó en corridas. Parodi distribuyó el juego (sumó 11 asistencias), Johnson desprendió el acoplado y encaró, para llevarse todos los aplausos.

   El triunfo, esta vez, dejó mucho más aspectos positivos que de los otros. Y eso, es una buena señal.