Aplausos.

Rocío Kappes

Una bailarina bahiense suelta en Nueva York

19/06/2017 | 14:10 | Cursa una beca de estudios en la American Academy of Ballet, la compañía más importante de EE.UU. 

   "Estoy muy contenta y cumpliendo uno de mis sueños", contó Rocío Kappes, la bailarina bahiense que el año pasado ganó una beca de estudios en la American Academy of Ballet de New York la compañía más importantes de EE.UU.

   Esta prestigiosa academia organiza cada año el Summer of School of Excellence, que comenzó ayer y se extenderá hasta el 29 de julio.

   Los argentinos Julio Bocca y Paloma Herrera se han destacado en esta academia y es una de las más reconocidas en el mundo junto con el Royal Ballet, el Bolshoi, La Scala de Milán y la Opera de París.

  

   Rocío se encuentra alojada junto a otras becarias de todo el mundo en el campus del Purchase College University of New York.

   El año pasado también audicionó para el Ajkun Ballet, de la misma ciudad, y ganó otra beca.

   Consistió en una clase de danza clásica con muchos pasos y sin descanso. Tenía como jurado a la señora maestra María Elena Strova, primera bailarina del Teatro Colón.

   “De 25 bailarinas que nos presentamos solo quedamos tres. De 2.000 participantes que se presentan en todo el mundo seleccionaron a 20", contó la bailarina en una nota a La Nueva.

   Rocío baila desde los 6, cuando comenzó clásico en el estudio Nuevo Tiempo de nuestra ciudad. Pasó por la escuela de Danzas de Bahía Blanca y actualmente toma clases de clásico, contemporáneo y jazz y realiza rutinas de preparación física.

   En estos años superó lesiones, moretones, decepciones. Pasó madrugadas corrigiendo su postura en el espejo y alentando a su reflejo a seguir adelante.

   Su maestra de clásico de toda la vida, Jorgelina Duca, quien la preparó para varias de las audiciones en las que fue seleccionada la definió como un diamante en bruto.

   “Tiene altura, una musculatura disponible para ballet, un pie trabajado con una línea hermosa y a estas condiciones le sumó trabajo. El combo perfecto”, dijo.

   

   Para Duca, ella tiene algo, un plus, que la diferencia de otras bailarinas.

   “Tiene una actitud escénica natural. En general los bailarines cuando van asegurando la técnica se van poniendo más fríos. Ella fue creciendo en técnica pero sin perder ese carisma. Llama la atención”, señaló.

   Para que Rocío pudiera aprovechar la beca su mamá Alejandra tuvo que pedir un crédito. Su padrino Raúl Antón costeó los pasajes.

   Desde el área de Cultura de la Municipalidad le prometieron apoyo económico para el año que viene, cuando deberá presentarse nuevamente en Nueva York, por la beca del Ajkun Ballet.

   En paralelo a su formación académica en la Escuela de Danzas Rocío tomó clases de Técnica Clásica con la maestra Mariana Coria, de Elongación, con el maestro Eduardo Cariman y de Partenaire, con Carlos Arias.

   A los 15 años fue al concurso Danzamérica con la Escuela de Danza y ganó el tercer premio en categoría grupal. Luego entrenó junto a Jorgelina Duca y Liliana Martínez para presentar en el Danzamérica 2014 una variación clásica. A los 16 años, logró su primera Mención Especial como solista y se presentó en el Consejo Argentino de la Danza (CAD) . Fue finalista por la ciudad.