Aplausos.

“ESTE ES UN AÑO EXPLOSIVO”

Pablo Duca: por el camino del arte y en su mejor momento

13/08/2017 | 07:59 | Es escritor, actor, médico y conductor de Blackbird, programa radial de jazz que ganó un Martín Fierro. El próximo sábado 19, a las 19, presentará su libro de cuentos Arde Dios esta noche, en la Sala Payró del Teatro Municipal, con artistas invitados.

Pablo Duca: por el camino del arte y en su mejor momento. Aplausos. La Nueva. Bahía Blanca

Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Anahí González

agonzalez@lanueva.com

¿Solo es real lo que vemos o también lo que inventamos? ¿La ciencia explica todo? ¿Un médico tiene que vestir saco y corbata? ¿Cómo sellamos las grietas por las que caen nuestros deseos mientras nos ocupamos de parecer en vez de ser?

El bahiense Pablo Duca se hizo, un día, estas preguntas. Era entonces un joven y consagrado médico gastroenterólogo infantil que trabajaba en la ciudad luego de haberse especializado durante seis años en el Hospital Italiano de Buenos Aires. Acababa de separarse de la mamá de su hija Candela y, movilizado, empezó Teatro.

En este nuevo espacio -de la mano de distintos maestros- se fue abrazando a sí mismo y empezó a desestructurarse, a expresar su originalidad, su manera de pensar, de vestir y de ser. Un camino de ida.

“El fracaso de la separación me obligó a explorarme. La medicina es muy estigmatizante. En teatro me sacaba el guardapolvo”.

La actuación le permitió tenderle la mano a su yo creativo y juntos pusieron patas para arriba casi todo hasta desacralizarlo.

Hoy, descontracturado y liviano, cuenta que la creatividad es la base de todo lo que hace y habla de la medicina como un “lindo trabajo” que le permite llevar adelante otros proyectos. Y tiene muchos...

Este sábado 19, a las 19, presentará en la Sala Payró del Teatro Municipal su libro de cuentos Arde Dios esta noche, junto a queridos artistas.

“La presentación de mi libro será un pretexto para disfrutar entre amigos de un evento artístico”.

Participarán Roby Gutiérrez y Daniela Guerrieri, en la narración de dos cuentos; el bailarín de tango Sebastián Cardillo y el saxofonista Juan Torres Fernández y su hermano Sergio. La nota emotiva estará a cargo de Candela Duca, de 15 años, quien pule sus dotes como cantante con Milton Amadeo.

El escritor

Pablo Duca escribe desde la adolescencia pero recién en 2015 publicó Puentes, su primer libro de poesía, aunque en 2009 había escrito una novela que todavía anda dando vueltas por ahí, inédita.

“Siempre que me enamoro, escribo. Trato de abrazar al otro con palabras”.

El hecho de reunir y editar sus textos con la guía de la escritora Elsa Calzetta le permitió encontrar su estilo, su propia voz, depurarse.

-Descubrí que debía escribir poesía sin rima, aunque el instinto me llevaba a buscarla. ¡Hacía desastres! Aprendí a extraer palabras.

Con sus relatos, nunca se sabe. La prosa más realista de repente pega un salto y se transforma en una historia delirante compuesta por animales que hablan o por respetados campechanos que pactan con el diablo.

Sus personajes se mueven por terrenos como los de la inmigración, el fútbol, las cárceles, la idiosincrasia pueblerina, la psicología, la religión y la muerte.

“Para mí la poesía es impulso; la novela, esperanza, expectativa, desarrollo y paciencia; y el cuento, un estadío intermedio entre ambas. Encontré en el cuento una manera de comunicarme no impulsivamente”.

“A veces una frase me despierta a la madrugada, me saca del sueño profundo y necesito escribirla. Nunca sé hacia dónde voy”.

En la segunda parte de su libro (Famosos Ignotos) desfilan seres que se toparon con personajes de la cultura popular argentina como Borges, Perón y Bonavena que los llevaron a tener experiencias desopilantes.

El autor nació en 1969, en Bella Vista, en el límite con Villa Miramar, donde jugó al fútbol en preinfantiles.

“Mi infancia fue de lo más variopinta. Vivía en el barrio, iba al Colegio Normal, a la parroquia, jugaba al fútbol, estudiaba guitarra y veraneaba en Monte Hermoso, donde tenía mi barra”.

A los 15 años decidió que iba a ser médico. A los 18 se mudó a La Plata.

“La carrera me fascinó. La hice en tiempo y forma y me convencí de que era lo que quería. Hoy creo que la elección fue al azar”.

El escritor Pacho O’ Donell, a quien conoció en la capital, le dijo algo que lo marcó: “Es absurdo pensar que alguien a los 18 años está capacitado para elegir el destino de su vida cuando no sabe ni hacerse la cama”.

Ya recibido, Duca se casó y se fue a Buenos Aires, donde vivió entre 1996 y 2002. Allí se especializó como gastroenterólogo infantil en el Hospital Italiano y fue parte de un equipo de trasplante hepático.

“Cuando mi mujer quedó embarazada decidimos que la familia la íbamos a tener en Bahía y llegó Candela”.

Reconoce en el escritor José Saramago a uno de sus autores favoritos.

“Me mata cómo un agnóstico y hombre de izquierda como él, en El Evangelio según Jesucristo, describe el acto sexual entre José y María de una manera tan poética que ni siquiera un cristiano ortodoxo podría ofenderse”.

También desfilan por su repertorio de preferencias Sacheri, Fontanarrosa, Aster, Cortázar y Borges y entre la primeras lecturas menciona a Sábato, Twain, Agata Cristhie y Poe.

El teatro

En el último año y medio escribió cinco obras de teatro -una en un taller en Argentores y dos con Leandro González- y está ensayando para cuatro, que todavía no se estrenaron.

“Hace un tiempo leí una frase que justifica mucho de lo que me está pasando: ‘El mundo imaginario es tan real como el mundo real’. Yo tengo una necesidad casi angustiante de crear todo el tiempo un mundo paralelo”.

“En distintas situaciones, imagino que digo cosas que no debería decir, no sé si será locura pero se me pasan por la cabeza”.

Duca formó un grupo de teatro independiente con Francisco y Leo Giraudo y Sebastián Sáez que fue dirigidos por Pablo Macchi en “PH un lugar común”. Luego los dirigió Gustavo Moreira.

“Me vino a buscar Marcelo Koth para su primera dirección del drama La Señora Golde. Pasé de hacer teatro con amigos a hacer teatro con actores que admiro como Roby Gutiérrez y Pablo Fiordelmondo, con quienes hicimos Skrabel”.

Ensaya lunes, martes y jueves, día que conduce el programa Blackbird en Vórterix y está muy entusiasmado con la propuesta que le hizo Roby de actuar en Una temporada en el Infierno, de Rimbaud.

La actuación la trae en los genes. Su abuelo, Pedro Duca, fue actor de la Comedia de Aficionados de Bella Vista que dirigía su tío abuelo Chito.

En un folleto del año 45 que descubrió en el Galpón Enciclopédico lo mencionan así: “Destacado intérprete en los roles de italiano, de compleja personalidad que pone en relieve sus grandes aptitudes artísticas las cuales ha sabido premiar el público con sus aplausos”.

“Cuando vi ese folleto entendí todo. Mi viejo me contaba que mi abuelo estudiaba el libreto mientras cenaba”.

Martín Fierro

Semanas atrás el programa radial de jazz que Pablo Duca conduce desde hace cinco años en radio Vórterix 99.1, cada jueves, a las 20, ganó un Martín Fierro federal. Ya había estado nominado en 2015.

“No lo esperaba. Entré a la radio por una ventana. Para mí el azar en la vida es todo”.

Cuando Leo Giraudo -compañero de teatro- vendió la casa para comprar Radio Vórterix, Duca le hizo un lugar en la suya. Y en charlas nocturna de amigos llegó la propuesta de hacer el programa.

En estas 5 temporadas a Blackbird lo hicieron Denis Muñiz, Fran Giraudo, Ceci Gismano, Seba Sáez, Maxi Allica, Nacho Giovanetti, Lucas Castillo, Chacha, Cristian Giménez, Juan Reguito y Marcelo Descalzo.

“El programa fue creciendo. Yo fui aprendiendo mucho. Entrevisto desde la melanomanía, sin saber de música y admirando a quien entrevisto. Termina siendo una agradable charla de café. No soy un buen conductor”.